Es difícil, para algunos padres, lidiar o poner límites a esos pequeños que no quieren recibir órdenes, pues para tratar con estos niños de personalidades fuertes, hay que estar preparado y sobre todo, tener mucha paciencia.

Con esta clase de niños, no valen los NO porque sí. Hay que dialogar, negociar y ser muy astuto para llevarlos por el camino correcto. Pero sobre todo hay que ser muy firme y pacientes.

También es importante con estos pequeños, tener  consistencia para poder modificar las conductas. Es decir, que el niño sepa, cuando se le marquen límites, cuáles son las consecuencias y que éstas serán efectivas.

1. Establece y respeta las cosas que pueden hacer solos

Los niños en edad preescolar pueden hacer ciertas tareas solos y de esa manera sentir que tienen libertad de decidir. Las tareas deben ir variando conforme a su edad y su madurez, pero cosas sencillas como recoger sus juguetes, retirar su plato de la mesa, colocar la ropa en la cesta de la ropa sucia, pueden comenzar a hacerlas entre los 2 y los 4 años. Sin embargo, supervisa siempre las actividades que realice, sobre todo el baño y aquello que tenga que ver con la cocina.

2. Marca los límites

La disciplina debe ir de la mano de la comunicación. Indícale siempre a tu hijo por qué no puede o sí puede hacer determinadas actividades y en qué momento.

3. No cedas ante las pataletas

El papel de los padres es ser la guía de los hijos.  Si vas a negociar con ellos, no aceptes berrinches o arranques de coraje. Es importante para el niño saber que no puede manipular de esta forma a los padres. Además debes recordar que las conductas que refuerzas en tus hijos, sean positivas o negativas, se van a repetir.

Fuente: Primera Hora

También te puede interesar:

¿Por qué los niños golpean a sus padres?

6 sugerencias para lidiar con niños quisquillosos al comer

Cuando los niños no crecen

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad