Cuando hablamos de una piel radiante, precisamente lo primero que viene a nuestra imaginación no es la alimentación, pero, ¿sabías que el tipo de alimentación que seguimos es una de las primeras cosas que influye en la piel?

La carencia de vitaminas, minerales y nutrientes, una alimentación baja en grasa, probióticos pueden tener un impacto nocivo en la piel.

Falta de vitaminas y otros nutrientes

Los niveles bajos de nutrientes liposolubles como vitaminas A, K, D y E y carotenoides se manifiestan en piel con resultado de mala alimentación o digestión. Por ejemplo, La vitamina A se encuentra en los huevos, el hígado, los aguacates, las batatas y la calabaza y la falta de esta vitamina favorece la aparición de acné.

La vitamina K se encuentra en las yemas de huevo, los lácteos, el yogur, los aceites de pescado y las verduras de hoja verde. Un nivel bajo de vitamina K ayuda la aparición de hematomas.

La vitamina E se localiza en las espinacas, las acelgas, los tomates secos, las semillas de girasol, el germen de trigo, los aguacates y las almendras. Esta vitamina es la responsable de dar a la piel un aspecto fresco e hidratado.

Los carotenoides son los pigmentos responsables del color rojo, amarillo y naranja de las frutas y verduras.

Existen más de un total de 600, no obstante el más popular es el betacaroteno, que se encuentra en los pimientos y las zanahorias.

Al elegir bien lo que consumes en tu alimentación diaria, podrás garantizar continuamente las dosis necesarias de estos nutrientes.

Consumo de grasas

Es común que el resultado de una alimentación baja en grasa, sea una piel seca. Por lo tanto, aun comiendo pescados graso, semillas y sus aceites, que son las principales fuentes de grasas saludables omega 3, es probable que también tengas la piel seca.

¿Cuál es la razón?

La lipasa es una proteína o enzima digestiva que libera el páncreas y ayuda al cuerpo a absorber y digerir la grasa y la escasez de esta lipasa en nuestro organismo también provoca sequedad en la piel.

Si posees niveles bajos de lipasa, puedes consultar con tu médico de cabecera para tomar una cápsula de enzimas digestivas, lo que facilitará el proceso de digestión y mejorará el estado de tu piel.
Niveles bajos de bacterias probióticas

Las bacterias probióticas, tienen un papel muy importante en la salud digestiva. Se hallan en los yogures y productos fermentados.

Los probióticos, ejercen varias funciones en nuestro organismo: ayudan a la combinación de vitamina K, magnesio, calcio, zinc y otras vitaminas B y combaten bacterias y levaduras no deseadas, entre otras.

Los problemas de piel de piel relacionados a esta insuficiencia de bacterias son: inflamación, cicatrización lenta de heridas, propensión a las quemaduras solares y la rosácea.

Incorporar alimentos que contienen bacterias probióticas en tu dieta puede ayudar a mejorar el estado de tu piel.

Asi que si tienes algunos de estos problemas d epiel, ya sabes qué alimentos incluir en tudieta diaria y poco a poco verás los resultados

Fuente: voceshuffingtonpost

Comenta y se parte de nuestra comunidad