¿Haces ejercicios sin estirar? ¿Sales al parque e inmediatamente te pones a correr? ¿Llegas al gimnasio directamente a hacer ejercicios? Lo que tú estás haciendo son ejercicios sin calentar y si terminas tu rutina y sales a realizar tus actividades, no estás enfriando. ¿Esto tiene alguna consecuencia? La respuesta es sí, ya que te estás exponiendo a sufrir lesiones menores o mayores.

Para evitar calambres, estirones o reacciones del sistema cardiovasular, es necesario calentar por lo menos 15 minutos, explicó Jesús Cabrera, profesional en actividad física.

En esta etapa existen tres procesos: el primero es el de flexibilidad de las articulaciones, en el cual se debe empezar por mover cintura, hombros, muñecas y rodillas. Segundo, por unos cinco minutos se hace un trote suave y se elonga estirando los brazos, piernas suavemente, no muy fuerte. Tercero, vuelve a hacer lo mismo pero con más intensidad por lo menos tres minutos más. El elongamiento debe ser en la parte superior e inferior y luego se está listo para hacer actividad física.

Luego de terminar el entrenamiento se debe enfriar, resaltó Cabrera. Este es un estiramiento más profundo. El objetivo de esto es que los músculos no se contraigan y permite que vuelvan a su lugar, evitando así que se presenten calambres o estirones. De igual forma se realizan ejercicios en la parte superior e inferior del cuerpo, pero durante 10 minutos y se brinda 15 segundos de elongamiento para cada músculo del cuerpo. “Según la ciencia, ahora se calienta antes, durante y después del ejercicio”, dijo el experto.

Fuente: http://www.elsol.com.bo/

También puedes consultar:

 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad