Un grupo de expertos reunidos en el 57 Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición indicó que los estrógenos pueden ayudar a reducir la obesidad al ser capaces de regular el peso corporal y disminuir la conducta de comer compulsivamente.

La declaración se hizo durante la conferencia ‘Las hormonas sexuales sí importan: riesgo cardiovascular, obesidad e hipogonadismo’, celebrada en el marco de dicho evento.

Hay numerosos trabajos que demuestran que los estrógenos reducen el peso, al disminuir la ingesta e incrementar el gasto energético. Asimismo, la disminución o ausencia de las hormonas, como por ejemplo en la menopausia, induce la ganancia de grasa”, explicó el profesor titular del Departamento de Fisiología de la Universidad de Santiago de Compostela, doctor Rubén Nogueiras.
Este experto remarcó que “las hormonas realizan estas acciones, que se producen a través de los efectos que los estrógenos ejercen en diferentes tejidos, regulando la ingesta y las calorías que gastamos, además de regular la distribución de la grasa corporal”.
Por su parte, la doctora Silvia Pellitero, del Hospital Germans Trias i Pujol, destacó que “otro trastorno hormonal frecuente en obesidad es la falta de testosterona que se asocia a alteraciones del colesterol, diabetes y elevada tensión arterial. Todo ello provoca mayor mortalidad cardiovascular”.
En esta línea, la experta trasladó las últimas novedades sobre el problema del hipogonadismo, afección en la cual los testículos en los hombres producen pocas o ninguna hormona sexual. “La mejoría del hipogonadismo se ha asociado a la reducción ponderal o de peso, bien con dieta o con cirugía”, explicó.
Según los datos que ofreció esta experta, la asociación entre hipogonadismo y obesidad es de hasta un 50%-70% en los pacientes con obesidad grave, aunque varía en función de la metodología con que se determina la testosterona en cada laboratorio.
Los expertos destacaron que, desde hace tiempo, la obesidad se asoció más a problemas como la diabetes y no tanto a otros ejes hormonales. “Un mayor conocimiento de la relación entre obesidad e hipogonadismo por parte de los pacientes podría motivar nuevos intentos de reducción de peso”, comentó la doctora Pellitero.
También te puede interesar:
Comenta y se parte de nuestra comunidad