Durante el periodo de embarazo hay que cuidarse mucho y la alimentación es una de las bases fundamentales para una gestación saludable. A continuación te indicamos los alimentos que no deben faltar durante esta etapa.

Pero, en general, estas son las comidas que van a hacer que pases un embarazo saludable.

Frutas y verduras

Son alimentos indispensables para estar bien hidratadas, además son una fuente de fibra necesaria y son ricos en vitaminas y minerales. Elige las frutas y verduras de temporada y las que encuentres más fácilmente en el mercado. También son saludables y no deberían faltar en cada comida. Conjuntamente, ayudan a que la madre no aumente de peso excesivamente, y este control de peso también se transmite al crecimiento del bebé.

Cereales

Aportan una fuente de energía, por los hidratos de carbono y las grasas poliinsaturadas, y se pueden consumir diferentes formas: galletas, pan, cereales para el desayuno, etc. El arroz también es un alimento sano y rico y se puede tomar de múltiples maneras. Por el contrario, es mejor evitar los cereales industriales excesivamente azucarados o con grasas hidrogenadas. Los cereales integrales son ricos en fibra y ayudan a evitar el estreñimiento y las hemorroides, especialmente en la última etapa del embarazo.

Legumbres

Son ricas en proteínas de carácter vegetal, hidratos de carbono, fibra, minerales como el hierro y vitaminas. Estas podemos combinarlas en ensaladas, con arroz… para que resulten más ligeras y en platos más completos. Durante la última etapa de embarazo. Evita los acompañamientos con excesiva grasa.

Carne

Es un buen aporte de proteínas. Se sugieren las carnes magras acompañadas con ensalada, verduras hervidas, asadas o al vapor. Preferiblemente cocidas a la plancha, el asado o al vapor. De momento, debes dejar a un lado las carnes crudas o los embutidos (también altos en grasas) por el riesgo de toxoplasmosis.

Pescado

Durante el embarazo hay que diferenciar los pescados de los que hablamos. El pescado blanco es muy saludable, alto en yodo proteínas y poco graso. Respecto al pescado azul, no están recomendados durante el embarazo aquellos pescados que acumulan altos niveles de mercurio, como el atún rojo y el pez espada. No obstante, otros pescados pequeños como la sardina, el salmonete, el boquerón o la caballa son buenos por su alto aporte de Omega 3. Como sucede con la carne, están desaconsejados los pescados crudos.

Frutos secos

Son una rica fuente de aceites vegetales, ricos en omegas 3, 6 y 9 y existe una gran variedad para todos los gustos: pistacho, avellana, almendra.

Lácteos durante el embarazo

Son una importante fuente de calcio, indispensable durante el embarazo. Se recomienda una ingesta de entre 1000 y 1300 miligramos al día de calcio. No nos referimos solo a la leche sino también a sus derivados como queso, preferiblemente fresco y bajo en grasa o el yogur. No obstante, es posible que por alguna razón no podamos tomar lácteos, entonces hay otros muchos alimentos ricos en calcio que os recomendamos.

Agua

Está en base de la pirámide de la alimentación. La hidratación es esencial durante el embarazo, y el agua nos mantiene bien hidratadas, ayudando a la sobrecargada circulación, prevé la aparición de edemas, hemorroides. Nos proporciona la hidratación más sana posible, por delante de jugos o batidos y por supuesto de refrescos con gas y azucarados. En esta etapa evita por completo el alcohol

¿Sin carne y pescado?

La Asociación Americana de Dietética, que señala que la dieta vegana y vegetariana bien planificadas resultan adecuadas para todas las etapas de la vida, incluidos embarazo y lactancia. Si es este tu caso, has de conocer los consejos para hacer una dieta lo más equilibrada posible y pedir consejo al médico.

Un capricho de vez en cuando

Los dulces, el chocolate, las golosinas, etc. No son alimentos que aporten beneficios al organismo, por el contrario podrían ser perjudiciales. Pero los riesgos vendrían si hacemos un consumo inadecuado, muy frecuente, de estos alimentos. Por ello, puedes darte algún gusto de vez en cuando, siempre que tu estado de salud lo permita y sigas comiendo convenientemente en lo sucesivo.

En definitiva, la mujer embarazada ha de alimentarse de una manera sana y equilibrada para proporcionarle los nutrientes necesarios al bebé y al mismo tiempo cuidar su propia salud. Asimismo, el doctor ha de indicar algún suplemento vitamínico para asegurar las cantidades necesarias de ciertos nutrientes, como el fundamental ácido fólico.

Fuente: bebesymas.com

También puedes consultar:

La hipertensión en el embarazo

Preguntas sobre el sexo durante el embarazo

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad