Hay hábitos que pueden ser perjudiciales para tus dientes, muchos de ellos se realizan de forma inconsciente. Para evitar que sigan sucediendo decidimos darte algunos datos que te pondrán en alerta al momento de cepillarte.

Cepillar los dientes después del desayuno. Es importante cepillarte los dientes tan rápido puedas, luego de haberte despertado, eso te ayuda a remover todas aquellas bacterias que se formaron durante la noche. Si ya desayunaste no es necesario que repitas este proceso, con solo lavarte la boda con un poco de enjuague bucal bastará, intenta que este tenga flúor.

Enjuagar tu boca con agua luego de cepillarte. Al cepillarte le estas aplicando a tus dientes una capa de fluoruro, si enjuagas tu boca con agua luego de haber terminado el cepillado solo conseguirás remover la capa protectora que ya le aplicaste a tus dientes.

Cepillar los dientes inmediatamente después de comer. Lo recomendable es esperar entre 30 y 40 minutos, para así permitir que la saliva neutralice el pH que se encuentra en la boca, causado la ingesta de alimentos y bebidas. Si te cepillas inmediatamente, el ácido en la boca se frotará, causando erosión y la pérdida de esmalte en los dientes.

Utilizar cepillos de cerdas duras. No son para nada recomendados. Debes comprar uno que sea de cerdas medianamente suaves, resultan menos abrasivos en dientes, encías y raíz.

Comer entre las comidas principales. Si estás acostumbrado a comer varias veces al día, este consejo es para ti. El comer pequeñas meriendas suele ser perjudicial para los dientes, dado que aumentan el contacto de la comida con los dientes, provocando la place que causa las caries.

Destapar botellas con tus dientes. Hacer esto con tus dientes causa que las piezas se desgasten, además aumentas las posibilidades de perderlos. En caso de que llegara a suceder, guarda el diente que perdiste y sumérgelo en un vaso de leche, hasta que puedas ponerte en contacto con tu odontólogo.

Tomar bebidas oscuras. Este tipo de líquido es muy dañino para los dientes, poseen un pH bajo resultando altamente ácidos para tu boca.

Usar hilo dental después del cepillado. Lo ideal es utilizarlo antes de cepillarte, con esto lograrás aflojar los residuos de alimentos, actuando como un pre-lavado de los dientes. Entonces cepíllate los dientes y escupe la pasta de dientes hacia fuera, sin enjuagarte con agua.

Utilizar hilo dental hacia atrás y hacia adelante. Al hacerlo es indispensable que pases el hilo dental suavemente a través del punto de contacto entre los dientes y luego, frota el hilo hacia arriba y hacia abajo de los lados de cada diente y cada lado de las papilas gingivales, tira del hilo dental suavemente desde el espacio bajo la papila gingival o hacia atrás a través de los puntos de contacto.

Fuente: Provincia

También puedes consultar:

¿Cómo se forma el sarro en los dientes?

Las golosinas: enemigos de los dientes

¿Cuáles alimentos dañan los dientes?

Comenta y se parte de nuestra comunidad