A medida que pasan los años la esperanza de vida de los ciudadanos disminuye, motivado al gran incremento de enfermedades padecidas que se relacionan, por lo general con la edad. Una de las más concurrentes es la demencia.

Una enfermedad que desde algunos años ha ido en crítico aumento en el mundo, llegando a presentarse a veces a muy temprana edad.  Lamentablemente no existe un tratamiento que sea capaz de prevenir o tratar la demencia, ni siquiera en sus primeras etapas.  Es por ello que deseamos presentarte algunas opciones efectivas para retrasar la aparición de esta enfermedad.

Gracias a un estudio liderado por el Dr. Emilio Ros, del Hospital Clinic de Barcelona se pudo conocer sobre el impacto que posee en el cerebro  la ingesta de alimentos que contentan aceites y frutos secos, tales como los que se comen al hacer la dieta Mediterránea.

Los resultados del análisis, que siguió a 447 hombres y mujeres sanos, con una media durante casi cinco años, se publicaron en la revista The Jama Network Journals. Emilio Ros, del servicio de endocrinología del Hospital Cliníc de Barcelona y experto en lipidología y nutrición, explicó a este medio de comunicación que los datos presentados fueron «muy alentadores», precisamente porque se demostró «con una evidencia científica de primer nivel» el papel de los frutos secos y el aceite de oliva virgen extra como alimentos para mejorar la función cognitiva.

Para llegar a esta conclusión, se dividió a los participantes en tres grupos distintos: el primero siguió una dieta mediterránea, que complementaron con un suplemento de un litro de aceite de oliva a la semana. Al segundo se le asignó una dieta mediterránea con un extra de 30 gramos diarios de nueces, avellanas y almendras; y al tercero una dieta baja en grasas.

El objetivo de esta división era evaluar las mejoras (o empeoramientos, si fuera el caso) de cada grupo en los siguientes parámetros: memoria, función ejecutiva y el estado general.

En resumen, lo interesante del estudio es que se han encontrado alimentos que mejoran el rendimiento cognitivo, ya que, precisamente, el deterioro cognitivo es una fase previa a la demencia.

Fuente: El Mundo

También puedes consultar:

 Obesos tienen menos posibilidades de tener demencia

Demencia: OMS enciende la alerta

Identifican el punto débil del cerebro frente a la demencia

Comenta y se parte de nuestra comunidad