artritis
Foto Referencial

El manejo el dolor pediátrico no es fácil de conocer, sobre todo cuando nos referimos a niños que van de meses a los primeros años de edad. Por lo regular los métodos de evaluación que existen en el mercado no son exactos, generando un sufrimiento innecesario para el infante, por no aplicársele el tratamiento apropiado, en tiempo indicado.

¿Cuál es el objetivo del software?

Para conseguir un diagnóstico y una evaluación más precisa la Escuela de Medicina en la Universidad de California San Diego (UCSD), en Estados Unidos, creó un software que permitió evaluar de forma automática el dolor en los niños, en un ambiente clínico a través de tecnologías de reconocimiento facial.

Según explicó la UCSD los investigadores utilizaron dicho software para analizar las expresiones del rostro, relacionadas con el dolor. El estudio fue registrado en vídeos realizados a 50 jóvenes, con edades comprendidas entre los cinco y los 18 años. Estos chicos se habían sometido a apendicetomías laparoscópicas. En base a este análisis, junto a algunos datos clínicos, el software proporcionó una puntuación para cada participante.

«Los métodos actuales para analizar el dolor en los niños no son los más adecuados», asegura Jeannie Huang, autor del estudio y profesor del Departamento de Pediatría de dicha universidad. “Creemos que esta tecnología, que permite una medición continuada del dolor, puede conducir a un mejor tratamiento».

Es importante que los médicos puedan controlar el dolor, no solo por conseguir la comodidad del niño, sino también porque ayuda a su recuperación.

Los estudios demostraron que un tratamiento del dolor bajo se asocia con resultados quirúrgicos adversos, de ahí la necesidad de mejorar los métodos de evaluación.

Medición y resultados

Los investigadores para obtener dichos resultaron se vieron en la necesidad de grabar a los participantes en tres visitas diferentes tras la cirugía: durante las 24 horas después de la apendicetomía, un día después de la primera visita y en una consulta de seguimiento de 2 a 4 semanas después de la cirugía. En cada una de estas visitas se recolectaron tanto las expresiones faciales y la percepción subjetiva de los índices de dolor, como las calificaciones de los padres y enfermeros.

El equipo trato de determinar la precisión del software comparándolo con las estimaciones del informe con cada uno de los datos del niño, de sus padres y los enfermeros. Para ello el prototipo utilizó los datos recogidos a través de un software anterior (Computer Expression Recognition Toolbox) del coautor del estudio, Marian Bartlett, quien utiliza técnicas de Visión Artificial para analizar expresiones faciales, basadas en el Sistema de Codificación de Acciones Faciales (FACS, por las siglas en inglés de Facial Action Coding System).

Fuente: Tendencias 21

También puedes consultar: 

Como proteger la salud de los niños ante la situación actual

Prevención de alergias en niños

Niños también tienen estrés

Comenta y se parte de nuestra comunidad