Estas no son más que pequeñas capas de piel, que suelen sobresalir de los lados de tus dedos o de tus uñas. Además de ser antiestéticos, pueden resultar muy dolorosos. Afortunadamente, existen maneras de eliminarlos y así dejes de sufrir de una afección tan molesta.

Primero. Lava bien tus manos, utiliza agua y abundante jabón. Sumerge la mano afectada en un poco de agua tibia, por un tiempo aproximado de 5 minutos. Esto debería suavizar la piel y hacer que los padrastros se ablanden.

Segundo. Utiliza un cortaúñas o una tijera pequeña para cortar con mucho cuidado el exceso de piel. Evitar desgarrar la piel, terminarías por hacerte daño, provocar sangrado y en el peor de los casos inducir una infección.

Tercero. Aplica algún ungüento antibiótico en la zona del padrastro. Si lo deseas puedes cubrir el dedo con un poco de papel film o gasa durante la noche para protegerlo.

Cuarto. Cuida tus cutículas manteniendo las manos humectadas, y empujándolas hacia atrás con un palillo de naranja, al menos una vez por semana.

Quinto. Aplicar una crema humectante para manos al menos una vez al día.

Fuente: EHow

También puedes consultar: 

Secretos para fortalecer las uñas

9 pasos para uñas perfectas

¿Quieres tener las uñas sanas?

Comenta y se parte de nuestra comunidad