Hay personas que trabajan hasta 10 horas diarias, como por ejemplo en México, esto acuerdo a cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Además se le debe agregar las horas que implican trasladarse a su espacio laboral. Entonces, ¿a qué hora es posible hacer ejercicio?

Un estudio publicado en la American Journal of Clinical Nutrition afirma, que el ejecutar 2 minutos de actividad física por cada media hora es suficiente para tener efectos positivos en la glucemia e insulina en adultos sanos. Es decir, con solo ese tiempo se puede obtener gran parte de los beneficios del ejercicio.

Si tu excusa para no activar tu cuerpo es que no tienes tiempo para hacer ejercicio, aquí te damos algunas sugerencias:

1. Tonifica tu abdomen

De acuerdo con Carlos José Alvayero, médico especialista en Endocrinología, lo único que debes hacer es contraer tu abdomen, como si tu ombligo tocará tu espina dorsal. Hazlo por 10 a 20 segundos con una respiración profunda.

2. Toma tu tiempo para llegar a casa

De vuelta del trabajo o escuela elige el camino más largo. Recuerda, tu caminata debe ser a un ritmo ligero y tienes que sentirte relajada. ¡Disfruta de este paseo!

3. Reposo que beneficia

Siéntate a la mitad de tu silla con la espalada totalmente derecha y estira tu pierna derecha a 90 grados. Siente como se contraen tus músculos. Perdura en esta posición de 10 a 15 segundos y cambia de pierna.

4. Glúteos

Mientras caminas aprieta esta zona de tu cuerpo por 15 segundos. Repite todas las veces que te sea posible ya que con ello lograrás tonificarlos y fortalecer los músculos de esta área.

5. Piernas sexys

De pie ejecuta una sentadilla. Ésta debe simular que te vas a sentar, pero tus glúteos no pueden tocar la silla y tus rodillas no deben quedar alineadas con tus pies.

6. Pon en movimiento la parte superior de tu cuerpo

Encoge tus hombres mientras mueves tu cabeza en pequeños círculos, al mismo tiempo que arqueas tu espalda.

7. Trabaja con la parte baja

Siéntate y pon ambas manos a los costados de la silla. Separa tu cadera del asiento y empieza a flexionar tus brazos. Tu espalda debe quedar derecha y tus rodillas en un ángulo de 90 grados.

8. Brazos

Ubica tus manos en tu regazo e inspira hondo, sube los hombros, aguanta unos segundos la respiración y oprime tus músculos. Posteriormente, exhala con energía y suelta los hombros.

9. Utiliza tu estrés a tu favor

Cada vez que sientas que esta emoción te penetra sube y baja las escaleras mientras mantienes una respiración regular.

10. Hidratación que te ejercita

Siéntate y agarra una botella de agua de un litro y sostenla con los brazos totalmente estirados a la altura de los hombros. Conserva esta posición unos segundos y repite de forma seguida de tres a cuatro veces.
Consejo: si no puedes hacer estas actividades cada media hora trata de hacerlo de forma prolongada cada dos horas.

Fuente: Salud180

Comenta y se parte de nuestra comunidad