Foto Referencial

Durante las vacaciones o tiempos libres las parejas toman otro ritmo en su relación, dado que el descanso laboral fortalece la convivencia en común. Pero este reencuentro de pareja puede no ser del todo ideal ya que pueden surgir problemas pendientes de resolver durante el año. Las discusiones de pareja afectan de una forma negativa a la salud según un estudio elaborado por Carnegie Mellon University.

El investigación arroja que el amor sano también mejora la salud de los enamorados. Las disputas de pareja forman parte del amor, ya que es lógico tener diferencias de criterio, No obstante, es muy importante aprender a reñir de una forma asertiva. De lo contrario, las críticas frecuentes y los reproches personales producen sentimientos desagradables como la ira, la tristeza y la frustración.

El nivel de complacencia que un individuo tiene en su relación de pareja igualmente interviene en su felicidad personal, puesto que las dificultades de pareja también pueden perturbar al ámbito profesional como consecuencia de la falta de concentración.

Discusiones de pareja de una forma constructiva

Es efectivo indagar en soluciones pensando en el bien común de la pareja y evadir el individualismo que aumenta al ritmo de la soberbia. Por otro lado, es recomendable usar un lenguaje emocional constructivo durante las discusiones a través de la asertividad. Para ello, es muy significativo decir los sentimientos en primera persona.

Cuando las discusiones de pareja se alargan sin alcanzar a un punto de acuerdo es un símbolo de inteligencia emocional hacer una pausa en la conversación y postergar la conversación para otro momento.

Es positivo aprender a negociar creando puntos de encuentro. El amor es el motor en las relaciones de pareja, pero el desamor también origina un malestar anímico.

Fuente: blastingnews

Comenta y se parte de nuestra comunidad