El tema sobre si los padres deben acceder a que sus hijos tengan mascotas ha sido de discusión desde hace mucho tiempo,motivado a que muchos lo ven como una inversión innecesaria; una distracción, entre otras cosas. Lo cierto es que tener una mascota es algo muy positivo.

Los animales educan a los niños a entender algunos aspectos importantes como habilidades fundamentales que les serán de gran utilidad a largo plazo. Un niño con una mascota estima la vida de los demás, se torna más seguro y lo más importante: aprende el significado de amor, cuidado y atención.

1.- Responsabilidad

Si tu hijo posee una mascota, deberá encargarse de ella. ¿Cuáles son los beneficios?, esta es una de las formas cómo los niños aprenden a cuidar de sí mismos. La alimentación, el ejercicio y mantenimiento de las mascotas demandan tiempo, esfuerzos y habilidades. Si la mascota se siente triste, solo y abandonada, el niño se siente responsable de esto y entiende que es su culpa.

2.- Mejor salud

Expertos han demostrado que los niños que tienen mascotas están menos expuestos a las alergias y el asma. Cuanto antes expongas a tu hijo a los animales domésticos, mejor se adaptará a los alérgenos. Es mejor conseguir una mascota antes de que tu hijo tenga un año, edad en la que desarrollan su sistema inmunológico. Se ha cree que los niños que crecen con mascotas son 50% menos proclives a desarrollar alergias en el futuro.

3.- Actividad física

Por lo general las mascotas necesitan hacer ejercicio y jugar. Lo mismo ocurre con tus hijos. Un animal le permitirá estar activo y en buena condición física. Un niño sano y feliz que pasa más tiempo al aire libre mientras pasea a su perro es una gran idea.

4. Tranquilidad

Las mascotas se convierten en amigos de tu hijo. Esto ocurre porque las mascotas traen una sensación de comodidad. Ellos no pueden defraudar o traicionar a sus amigos, no juzgan y perdonan rápido, por lo que tus hijos aprenderán a comportarse de la misma manera.

5. Mejores habilidades de lectura

Extrañamente, las mascotas pueden ayudar a los niños a mejorar sus habilidades de lectura. Algunos niños están poco cómodos leyendo en voz alta a los adultos, pero hallan felicidad total al leerle a las mascotas. Motivado a que las mascotas no corrigen los errores y no los hacen releer el texto. Los niños se sienten más relajados y dispuestos a trabajar la lectura, así que todo es cuestión de tiempo.

Fuente: Laverdadnoticias

Comenta y se parte de nuestra comunidad