Mito, no debes picar entre comidas, solo realizar una que otra merienda sana.

Te explicamos, cuando sientes la necesidad de picar alguna golosina es porque tu organismo está pidiendo algún nutriente que le está haciendo falta y, de ti depende, darle lo que más le conviene a tu cuerpo, sin que termines engordando.
Lo primero que debes tomar en cuenta es qué causas despiertan el hambre en determinados momentos del día, en las mujeres puede ser por múltiples factores, ya sea por estrés, por pasar horas sin ninguna actividad física, por haberte saltado alguna comida o por un descontrol hormonal.

Especialistas como el bariátra mexicano Arieh Goldberg, o la nutrióloga Clotilde Vázquez, jefa del Servicio de Nutrición del Hospital Ramón y Cajal de Madrid (España), señalan que cuando se despierta el apetito entre comidas, lo más recomendable es beber un vaso de agua, ya que esto ayuda a desaparecer la ansiedad y calma las ganas de comer, hasta que llegue el momento de hacerlo. Esto ocurre porque cada vez que tomamos algún líquido, se produce una distensión abdominal, es decir, se adquiere más volumen pero de manera momentánea

Otra buena idea es tomar una taza de té verde, recuerda que es antioxidante, contiene L-teanina, una sustancia que te ayudará a sentir saciada. Esta bebida es ideal porque produce un efecto termogénico, es decir, contribuye a acelerar la tasa metabólica basal (gasto calórico)

Pero si esto te parece poco, podemos recomendarte lo que siempre hace el Dr. Goldberg, que no es más que tomar un vaso de jugo de tomate o un trozo de queso panela, cuando el cuerpo pide algo salado.
Hay nutricionistas que te den la opción de comer un poco de frutos secos, pero eso sí, no la bolsa. Recuerda que es solo para saciar la fatiga. Un yogur bajo en calorías también ayuda a resistir la tentación.

Fuente: Actitudfem

También puedes consultar: 

¡Cuidado! Estas meriendas no son saludables

5 cosas que debes hacer para no acumular grasa en el abdomen

Comenta y se parte de nuestra comunidad