El ejercicio es muy beneficioso para el buen funcionamiento del organismo, según lo afirma el doctor José Calabuig, experto en medicina deportiva de la Clínica Universidad de Navarra.

Lo malo del ejercicio esta cuando las personas lo llevan a niveles enfermizos y tóxicos, tales como lo serían, las ahora llamadas carreras extremas, donde se lleva hasta el límite el cuerpo, exigiéndole al organismo, más de lo que este puede dar.

Calabuig, explicó que en la actualidad “estamos viviendo una moda de culto al cuerpo, que nos está llevando en algunos casos a la vigorexia. Parece que hay gente que se ha enganchado de manera crónica al deporte y estamos empezando a ver cómo lo están pagando”.

Según el entrenador personal Juan Ruiz López, esta nueva moda, que ya lleva unos años instalada en la sociedad, nace con un fenómeno cinematográfico: “Se experimentó un aumento en este campo, tras el estreno de la película “300”. Todo empezó como algo relacionado con la salud, pero se nos está yendo de las manos en los últimos tiempos”.

¿A qué se refieren? 
A las carreras extremas, tales como la Titan Desert (600 kilómetros en bicicleta por el desierto), Atacama Crossing (250 kilómetros corriendo durante siete días) o North Pole Marathon (una maratón en el Polo Norte).

Aunque parezca loco, la lista podría continuar, dado que son muchas las opciones extremas que existen hoy en el mundo. Sin ir más lejos, en Málaga, está la carrera la 101 Legionarios: 101 kilómetros en 24 horas.
López afirma que “a largo plazo estas pruebas pasan factura”, y coincide con él el doctor: “Hay un límite en el organismo”.

El doctor Calabuig quiso hacer referencia a distintos estudios que están demostrando los perjuicios estas prácticas pueden tener en el organismo: “Encontramos artículos que afirman que una práctica excesiva y prolongada provoca en el corazón una fibrosis (el músculo se sustituye por fibras) que produce un proceso de inflamación en el corazón. Esto puede desarrollar microinfartos de los que ni nos enteramos”.

“A partir de los 35 años de edad, el cuerpo empieza a envejecer y está demostrado que una persona que no hace deporte a nivel profesional y que se pone a ello, tiene más riesgo de muerte que una sedentaria. Esto no quiere decir que no tengamos que hacer deporte, sino que hay que hacerlo con cabeza”, explica el doctor.

“Hay un límite y eso son tres horas a la semana. Es lo perfecto. Además, no hay que olvidar que el ejercicio intenso deteriora nuestro sistema inmunitario. También sabemos que el ventrículo derecho se agota y disminuye la fuerza de contracción. Tarda ocho días en recuperarse, de ahí que no es malo hacer un maratón, lo terrible es hacerlos seguidos”.

Fuente: RevistaGQ

También puedes consultar:
¡Atención! 5 Ejercicios peligrosos realizados en el gimnasio
Ejercicios de fuerza para corredores. Abdominales con salto vertical

Comenta y se parte de nuestra comunidad