La dieta de la piña es una de las dietas más afamadas para quitarse esos kilos de más de forma rápida, pero a juicio de los expertos seguirla tiene sus riesgos.

La dietista zaragozana Sara Garcés, advierte que «la dieta de la piña es similar a la dieta de la manzana. Al ser hipocalórica -apenas llega a las 1.000 calorías al día- puede suponer un déficit de nutrientes para el organismo».

A pesar de esto, es una de las dietas de moda cuando se trata de adelgazar de forma rápida y su plan nutricional se basa en torno a tres comidas -ampliables a cinco- en las que, como ya augura su nombre, se debe incluir piña.

«En la dieta de la piña esta fruta siempre está presente y se suele acompañar de pollo o de carne», expone Garcés. A modo de ejemplo, esta dietista puntualiza lo que sería un «ejemplo» de un menú diario en el marco de esta dieta hipocalórica. «Para el desayuno, se pueden tomar dos rodajas de piña y un trozo de pan integral; un zumo de piña, a mitad de mañana; piña acompañada de pollo (al mediodía); en almíbar para la merienda; y en la cena, piña con carne o con una lata de atún», indica.

Los riesgos de la dieta de la piña

Por ser una dieta estricta en lo que atañe a los alimentos que incluye y la ingesta de calorías, la dieta de la piña bien podría considerarse una de las llamadas ‘dietas-milagro’ que provocan al tiempo de abandonarlas el temido “efecto-rebote”. «Yo no la recomendaría porque aunque se pierde peso de forma rápida, lo que se hace es un ‘semiayuno'», expresa la especialista.

Puntualiza, que con la dieta de la piña ocurre lo mismo que con la famosa dieta de la manzana o la dieta de la alcachofa: «se les otorgan propiedades que no les corresponden -fuera de una dieta equilibrada- porque se está haciendo una especie de ayuno, perdiendo peso y masa muscular que se recupera al poco tiempo».

A su juicio, lo «fundamental» para adelgazar es «enseñar a la persona a comer, sin limitar alimentos e incluyendo todo tipo de nutrientes para que esa pérdida de peso se mantenga a largo plazo y no se convierta en un suplicio».

De lo contrario, agrega: «se está dando una propiedad a un alimento -en este caso, a la piña- que es saludable, pero siempre dentro de una alimentación correcta y variada».

Fuente: heraldo.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad