Toma en cuenta que la toma de peso varía según las personas y depende también de las predisposiciones genéticas, hábitos alimenticios, estrés, entre otros factores. Afortunadamente, es posible prevenir el exceso de grasa en la región abdominal.

En primer lugar, debes intentar comer menos alimentos azucarados, ya que la acumulación de glucosa en el organismo juega un rol importante en el almacenaje de grasas en el vientre. De esta manera, reduce la ingesta de víveres dulces, pan molde y gaseosas. Privilegia el consumo de frutas y de feculentos para tener energía y precaver la pérdida muscular.

Por otro lado, debes ingerir grandes cantidades de fibras, ya que favorecen la eliminación de los nutrientes consumidos en exceso. Además, tienen un impacto favorable sobre el índice glucémico y disminuyen la secreción de insulina responsable del almacenaje de las grasas. Asimismo, regulan el tránsito intestinal, lo que aminora las hinchazones acarreadas por problemas digestivos. Las fibras alimenticias se encuentran preferencialmente en las frutas, verduras, frutos secos, leguminosas, cereales y pan integral.

Diversas investigaciones científicas han demostrado que ingerir un vaso de agua tibia en ayunas ayuda a reducir la cantidad de alimentos consumidos durante el día, ya que disminuye el hambre. Esto es debido a que la termogénesis del cuerpo incrementa, lo que acrecienta el volumen del estómago. Además, favorece la eliminación de calorías. Por lo tanto, es un hábito muy benéfico para perder peso.
Fuente: http://www.opinion.com 

También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad