Dos frutas que por años se han disputado el puesto de cuál ayuda adelgazar y cuál no.
Imaginamos que has escuchado que tomar agua caliente con limón en ayunas te hacer perder peso. De hecho, también dentro de esos mitos urbanos se le atribuye la idea de que limpia la sangre, que es bueno para el hígado y “corta” la grasa como si fuera un lavaplatos. También se piensa que un vaso de jugo de naranja en el desayuno te aporta los mismos beneficios que el agua caliente con limón. Pero sinceramente no se sabe si esto es verdad o falso.

Hasta el momento no existe ningún estudio científico que compruebe o no, que un vaso de agua caliente con limón ayude adelgazar. Lo mismo ocurre con el jugo de naranja, dado que las únicas propiedades que se logran obtener de estas bebidas son sus beneficios como diuréticos y su gran aporte en vitamina C.

Si aún crees que esta opción es válida para adelgazar, hazla, pero recuerda que por más jugo que bebas, si no complementas este hábito con un una buena alimentación y una rutina de ejercicios terminarás perdiendo tu tiempo.

Dato importante
Beber por lo menos dos litros de agua al día, este truco te ayudará a hidratar tu cuerpo. Otra cosa que puedes hacer es bajar el consumo de grasas y carbohidratos, y comer cinco veces al días sobre todo frutas y vegetales.

Fuente: Publimetro

También puedes consultar:

Usos de los cítricos en el hogar

Frutas recomendables para incluir en una dieta

Comenta y se parte de nuestra comunidad