La alimentación y la nutrición en las personas que viven con el VIH son elementos clave para lograr los objetivos de Acción acelerada de la ONUSIDA, En el marco de en una consulta reciente en pacientes sobre nutrición y VIH celebrada en Ginebra (Suiza).

El evento fue organizado conjuntamente por el Programa Mundial de Alimentos y ONUSIDA, se agrupó en la importancia crítica de la ayuda a la alimentación y la nutrición para los objetivos de tratamiento de 90–90–90, pero igualmente para impedir nuevas infecciones por el VIH, fundamentalmente entre chicas adolescentes y mujeres jóvenes.

Los colaboradores portaron datos y experiencias sobre las consecuencias de la desnutrición y la inseguridad alimentaria en el tratamiento del VIH , en especial en que la seguridad alimentaria y la protección social ayudan a evitar nuevas infecciones por el VIH y a optimizar el cumplimiento terapéutico entre los adolescentes.

Martin Bloem, asesor principal sobre nutrición y coordinador mundial de ONUSIDA, Programa Mundial de Alimentos cree que “se puede alcanzar el objetivo de los tres ceros, pero la falta de ayuda para la alimentación y la nutrición sigue siendo un obstáculo. Las personas desnutridas que viven con el VIH tienen entre dos y seis veces más probabilidades de morir en los primeros seis meses de tratamiento y el hambre es uno de los obstáculos para el cumplimiento terapéutico a largo plazo. Es hora de dar prioridad a la alimentación y la nutrición en el enfoque de Acción acelerada».

Los partícipes además revelaron que la ejecución de las pruebas de detección del VIH junto con el control del crecimiento infantil pueden permitir un diagnóstico y un tratamiento más tempranos de los niños desnutridos que viven con el VIH.

Lucie Cluver, profesora asociada de la Universidad de Oxford, reveló que en Sudáfrica, las adolescentes que recibían comida en el colegio mostraban una disminución del 40 % en el sexo ocasional o sin protección en comparación con aquellas que no la recibían. Y los adolescentes que tomaban tratamiento para el VIH y estaban bien alimentados tenían 2,5 veces más posibilidades de cumplir el tratamiento contra el VIH que sus compañeros que no lo estaban.

Según los participantes, la nueva estrategia de ONUSIDA 2016-2012 debe concentrarse en optimar la calidad de los servicios facilitados a las personas que viven y que están más afectadas por el VIH.

Por su parte, Luiz Loures, director ejecutivo adjunto de ONUSIDA expresa que «Solo poniendo a las personas en el centro podemos lograr el fin de la epidemia del sida. La alimentación y la nutrición son esenciales para alcanzar los objetivos de acción acelerada. Es necesaria una sistematización y comunicación efectivas de los datos sobre la alimentación y la nutrición para conformar las políticas y los programas sobre el VIH».

La estrategia debe fundamentarse en enfoques multisectoriales que permitan la prestación de paquetes compuestos de ayuda que contengan la alimentación y la nutrición, la protección social, el apoyo a la subsistencia y la educación.

«La ayuda a la nutrición y la alimentación para las personas que viven con el VIH es uno de los cinco elementos incluidos en el United States Congressional Care and Treatment Earmark para la ayuda bilateral del PEPFAR», indica Amie N. Heap, asesora principal sobre nutrición de la Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos

Fuente: unaids.org

También puedes consultar: 

Alimentación fundamental para evitar el cáncer de colon

Cambia tus hábitos en la alimentación y evitarás enfermedades

Comenta y se parte de nuestra comunidad