Bradley Cooper interpreta en Silver Linings Playbook a un hombre con trastorno bipolar

A Tu Salud, en su intento de ofrecerle a las personas una mejor calidad de vida, recopiló una serie de opciones para aquellas personas que están diagnosticadas o sienten que padecen de esa misteriosa pero difícil enfermedad llamada «trastorno bipolar».

Los tratamientos farmacológicos
En líneas generales, los medicamentos empleados para contrarrestar la enfermedad se denominan estabilizadores del ánimo o del humor. Su prescripción variará de acuerdo a cada caso. Los especialistas explican el funcionamiento de cada fármaco:
1.- El carbonato de litio. Por accidente se descubrió que esta sal tiene un efecto estabilizador del ánimo. Conforma el estándar de oro para tratar la enfermedad.

2.-  Los anticonvulsivantes. Son medicamentos que se emplean, también, en el tratamiento de la epilepsia o la migraña y generan un efecto antimaníaco y estabilizador del humor.

3.-  Los antipsicóticos de nueva generación. Tienen un gran potencial para revertir y prevenir episodios maníacos. Deben su nombre al hecho de que sustituyen a los antipsicóticos empleados anteriormente, los cuales, según se ha registrado, tenían fuertes efectos secundarios en los pacientes.
Cuando un paciente vive una crisis muy fuerte y es hospitalizado, si no hay respuesta a los fármacos, ocasionalmente recibe la terapia electroconvulsiva. León puntualiza que este procedimiento solamente se justifica ante la presencia de una compulsión suicida severa.

Medidas no farmacológicas
1. La psicoterapia es fundamental para los pacientes con trastorno bipolar (inicialmente, como mínimo, una vez a la semana). La misma debe estar a cargo de un psiquiatra o de un psicólogo clínico que trabaje en equipo con el primero.

2.  Mantener una dieta balanceada rica en proteínas. El aumento o disminución brusco de peso hace que el paciente “suiche” hacia alguno de los dos episodios.

3.  No se ha determinado el porqué, pero está comprobado que el ejercicio físico practicado en horas de la mañana ayuda a estabilizar significativamente a los pacientes. Tal actividad puede consistir en una caminata de 30 a 40 minutos, trote y ejercicios aeróbicos. El hallazgo se le atribuye a la psicóloga estadounidense Ellen Frank.
4. Bajo ninguna circunstancia se debe abandonar o cambiar el tratamiento sin consultar al médico psiquiatra tratante.
5.- Se debe evitar, a toda costa, el trasnocho, el cual, al igual que el consumo de drogas o alcohol, es “disparador” del trastorno.

Fuente: www.eluniversal.com 

 También puedes consultar:

Comenta y se parte de nuestra comunidad