El ciclismo es uno de los deportes más exigentes. «Por esta razón, la dieta de quienes lo practican debe constar de una alimentación equilibrada, control del gasto energético y una hidratación correcta, imprescindible para mantener una actividad ciclista óptima», detalla Montse Folch, directora de Nutrición del Institut Vila-Rovira, para el diario español El Mundo.

Aunque lo ideal es consultar un especialista que adapte la dieta a nuestro estilo de vida, Folch ofrece unas pautas que se pueden adaptar a según el nivel de cada ciclista:

ANTES

El plazo mínimo entre la última comida y la práctica de ciclismo debe ser de 3 horas, para evitar problemas digestivos y falta de energía. Por ello, se debe tomar un desayuno no muy pesado, pero rico en glúcidos o carbohidratos, por ejemplo:

Batido de leche y frutas con copos de avena

Yogur vegetal con muesli y jugo de naranja

Café con leche, tortitas de arroz con queso fresco y mermelada

Batido vegetal, sadwich integral de atún y kiwi

Cuajada con miel y nueces, galletas de avena, jugo de piña

DURANTE

Se debe beber y comer. Sobre todo durante las competiciones, cuando el cuerpo necesitará energía inmediata muy a menudo para aguantar y controlar el desgaste, por lo que necesita agua (líquidos-hidratación) y azúcar (carbohidratos-glúcidos).

Se aconseja tomar una bebida cada 20 minutos, ya sea una isotónica, agua con azúcar y limón, etc.

Los suplementos deportivos son una forma sencilla de aportar energía al cuerpo y de fácil trasporte, los que más se utilizan son, además de las bebidas energéticas, los geles deportivos, las barritas energéticas, los batidos alimenticios o concentrados, los suplementos de minerales y vitaminas y los suplementos de electrolitos.

DESPUÉS

Se recomienda el consumo de féculas o hidratos de carbono de absorción lenta , para satisfacer las necesidades de glúcidos, proteínas (120-150 gramos de carne magra, pescado o ave, o huevo) y como postre un lácteo (yogur, cuajada con miel, requesón, yogur vegetal, yogur con mermelada de frutas, etc). También puedes comer:

Ensalada de arroz con pollo

Ensalada de pasta con atún

Hervido de papa, zanahoria y pescado blanco

Menestra de verduras con huevo duro

Garbanzos con espinacas y conejo

Sopa con fideos y juliana de verduras y pollo hervido

Comenta y se parte de nuestra comunidad