“El objetivo de cualquier entrenamiento diseñado para una persona obesa debe ser, por encima de todo, controlar el peso y reducir la grasa corporal”, avanza Marcos Flórez, entrenador y director de la agencia de entrenadores a domicilio www.Estarenforma.com
“El trabajo cardiovascular es imprescindible pero no suficiente. Hay que entrenar la movilidad. Y este plan es perfecto”, según Flórez.

Para comenzar con este entrenamiento sigue paso a paso estos ejercicios que te ayudarán no solo adelgazar, sino a mejorar la forma de tu cuerpo:

¡Atención!
Practica tantas repeticiones correctas de cada ejercicio como puedas, hasta un máximo de 15 veces. Una vez completes el circuito descansa 90 segundos y vuelva a empezar. Hazlo por lo menos tres veces. Las primeras dos semanas es recomendable que salgas dos días a caminar 20 minutos y hagas esta tabla de ejercicios otros dos días más.
A partir de la tercera semana añade un día más de la tabla y 15 minutos a paso ligero antes de comenzar a hacer los ejercicios”, señala Flórez.

  1. Ejercicio cardiovascular. Antes de comenzar y entre ejercicio y ejercicio es recomendable que te subas durante 30 segundos a la cinta de correr, a una bicicleta estática o a una elíptica. Si no tienes ninguno de estos aparatos, simula que caminas en el sitio elevando las rodillas un poco más de lo habitual.
  2. Rotación de tronco. Acuéstate en el suelo (si estás incómodo hazlo sobre una esterilla o toalla mullida) con los brazos abiertos en cruz. Levanta las rodillas hasta dibujar un ángulo recto. Gira la cintura dirigiendo las rodillas hacia un lado –sin tocar el suelo–, procurando llevar las piernas unidas y manteniendo siempre los hombros apoyados.
  3. Extensión de cadera y hombro. Colócate en posición de gateo, apoyando las manos y rodillas en el suelo a la altura de los hombros y las caderas respectivamente. Estira una de las piernas y llévela tan atrás como te sea posible, a la vez que extiendes el brazo contrario –también estirado–, por encima de la cabeza. Repite cambiando de pierna y brazo sucesivamente hasta completar la serie.
  4. Sentadilla con extensión de hombro y rotación de tronco. Erguido, separa los pies la misma distancia que existe entre los hombros. Haz el gesto de sentarte bajando los glúteos hasta donde sepas que vas a poder volver a levantarte. Una vez llegues a ese límite, levántate mientras estira los brazos hacia arriba y rota el tronco a un lado. Cambia de lado con cada repetición. Asegúrate de que las piernas no giren contigo. Toma aire al bajar y expúlsalo al subir.
  5. Remo a dos manos. De pie, inclina ligeramente el tronco recto hacia delante. Agarra unas mancuernas y gira las muñecas para que las palmas miren hacia arriba. Inspira, y espira mientras simulas que remas llevando los codos hacia atrás.
  6. Integrado de equilibrio y extensores. Haz equilibrio sobre un pie y desde esa posición simula el vuelo de Superman, extendiendo la pierna hacia atrás y los dos brazos hacia delante. Vuelva a la posición inicial manteniendo la pierna en vilo. Haz una serie completa y cuando la acabes, cambie de pierna.
  7. Flexibilidad general anterior de la cadera y lateral de tronco. Este ejercicio solo debes hacerlo cuando termines de realizar las tres vueltas completas a este circuito. Son estiramientos que ayudan a recuperar y a ganar flexibilidad. Separa los pies medio paso hacia delante. Desde esa posición sube uno de los brazos, estirado, por encima de la cabeza y flexiona el tronco lateralmente hacia el lado contrario. Mantén la posición 20 segundos y cambia de lado.

Fuente: El País
También puedes consultar:

Obesos supera en número a las personas con sobrepeso

En obesos mórbidos, aumenta la motivación si la pérdida es acelerada

Comenta y se parte de nuestra comunidad