Existen diversas formas de ejercitarse: caminar, trotar o ir al gimnasio. En todas se busca mejorar el estado físico, al tiempo de tener mayor energía para realizar cualquier actividad y mantener una buena imagen. No obstante, aún se cometen fallas que perjudican el rendimiento y dificultan alcanzar las metas propuestas.

Para evitar que esto siga sucediendo, el médico estético Alejandro Rada Cassab y el deportólogo Mauricio Aguirre, mencionan los  hábitos que debes eliminar de tu rutina:

  1. Ausencia de cronograma. Regirse por un plan de trabajo y planificar las actividades deportivas a la hora de cumplir una rutina, facilitará tu camino al éxito y cerrará las posibilidades de improvisar.
  2. Volar antes de caminar. Sobredimensionar tus posibilidades y tener objetivos demasiados altos puede ser contraproducente. Es bueno que te plantees metas reales, objetivos alcanzables para empezar un entrenamiento deportivo, así avanzarás de manera progresiva.
  3. Problemas de desplazamiento. El tráfico y la distancia del recorrido deben ser tomados en cuenta a la hora de planear una rutina de ejercicio. Es vital no realizar la práctica deportiva en sitios muy alejados del entorno habitual, para evitar los intentos fallidos del entrenamiento deportivo.
  4. El ejercicio auto-medicado. Sería genial que te realizaras una valoración completa previa a la iniciación de la práctica deportiva, con un médico deportólogo y una nutricionista, esto es fundamental para evitar lesiones graves y los riesgos del entrenamiento deportivo de forma improvisada.
  5. No cambiar los hábitos alimenticios. Si la persona hace una dieta restrictiva exagerada por debajo de las mil calorías diarias, y además de eso le imprime una gran carga diaria de actividad física, podrá tener grandes descompensaciones como deshidratación, hipoglicemia y desmayos.
  6. Consumir productos nutricionales sin supervisión. Suplementos, proteínas, multivitamínicos y quemadores de grasa y aceleradores metabólicos sin saber si los necesita. Estos pueden producir una sobrecarga tóxica y afectar órganos vitales como hígado, riñón y posibles efectos colaterales, ya que tienen un efecto estimulante sobre el corazón.
  7. Desánimo y poca persistencia. Una vez tengas el programa de entrenamiento físico, asiste mínimo una hora diaria, cuatro veces a la semana y diez meses al año, de manera constante para mantener el estado ideal.
  8. Creer falsos mitos deportivos. Personas que se auto denominan instructores no conocen las bases científicas y enseñan de acuerdo con sus creencias, muchas veces carecen de fundamentos, no están basados en estudios y pueden ocasionar daño a quienes inicien en una actividad deportiva.
  9. Continuar los malos hábitos. Muchas personas asisten al gimnasio para bajar de peso; sin embargo, siguen fumando, ingiriendo licor o comiendo en cantidades absurdas. Asumir un estilo de vida sano, dormir bien y manejar de manera adecuada los niveles de estrés, te ayudará a que la actividad física tenga mejores resultados.

Fuente: Vanguardia
También puedes consultar:

PNL para cambiar hábitos limitantes o indeseados

Ejercicio físico en familia ayuda a transmitir buenos hábitos

Comenta y se parte de nuestra comunidad