Según el “Mapa mundial de obesidad” de la Organización Mundial de la Salud (OMS) los hombres argentinos son los que más sobrepeso tienen en Sudamérica: un 63,9% de los hombres adultos.
¿Qué es tener sobrepeso? Se trata de hombres que tienen entre 25 y 30 de índice de masa corporal (IMC), que se calcula dividiendo los kilos por el cuadrado de la estatura. El podio lo completa Chile, con un 63,2% de hombres con sobrepeso y Uruguay, con un 62,4%.
Las mujeres, en cambio, están mejor. Las adultas argentinas ocupan el 5° lugar del ránking de sobrepeso de Sudamérica. Tienen sobrepeso de un 59, 7%. Las superan las venezolanas (63,5%), las chilenas (63%), las peruanas (62%) y las uruguayas (60%). En cuanto a la obesidad, las mujeres ocupamos el 4° lugar de la región, con un 28,9% de obesidad: en Chile son obesas el 32,2% de las mujeres, en Uruguay el 30,6%, en Venezuela el 29,4%.

“En Argentina, hay un alto consumo de grasas, azúcares refinados y sal en las comidas y bebidas. Argentina es el país latinoamericano con mayor consumo de gaseosas por habitante y tenemos un bajo consumo de frutas y verduras: deberíamos consumir 5 porciones por día y apenas llegamos a 2”, explica Silvio Schraier, médico especialista en Nutrición y Diabetes y ex presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición. “Si a este exceso de calorías vacías, le sumamos la falta de actividad física se explica que los hombres argentinos tengamos el récord de la región. Esto también se observa en la mujer pero en menor grado, porque las mujeres tienden a cuidarse más y tienen mayor movimiento en lo cotidiano, por la limpieza del hogar y el cuidado de los hijos”.

Mónica Katz, directora del Posgrado en Nutrición de la Universidad Favaloro, agrega: “El sobrepeso y la obesidad se ve menos en las mujeres por la insatisfacción corporal. El impacto que tienen los trastornos de la alimentación y el dietismo en las mujeres, especialmente en la adolescencia, minimiza la obesidad generada por la cultura”, dice. Y advierte: “En Argentina tenemos una exitosa campaña anti-tabaco pero la anti-obesidad no existe. Ese desacople tiene consecuencias: hay gente que subió 10 kilos después de dejar de fumar”. Lo que dice es que no es cierto que “mejor ser gordo que fumador: “La obesidad suele provocar hipertensión, diabetes, colesterol elevado, infartos, ACV, apneas, várices, artrosis, pancreatitis, hígado graso y algunos tipos de cáncer –cierra Schraier–. El obeso vive, en promedio, 7 años menos que alguien con peso normal. Aún nos queda mucho por hacer”.

Fuente: Clarín
También puedes consultar:

Colombia busca combatir la obesidad y el sobrepeso

Luchan contra la obesidad desde California hasta Texas

Comenta y se parte de nuestra comunidad