Con la frase del beatle Paul Mccartney comienza el capítulo del libro “Tú eres tu Medicina” dedicado a la industria alimentaria, escrito por Ata Pouramini.

“Si los mataderos tuvieran paredes de cristal todo el mundo sería vegetariano”.  Explica Pouramini el porqué: el debate en relación a la necesidad humana de comer o no carne animal, se ha expandido más allá de las creencias personales o las cuestiones de salud. Tal vez la interrogante que deberíamos plantearnos es si podremos seguir ingiriendo carne a escala global , en la medida en la que lo venimos haciendo, de manera sostenible.

Muy atrás, quedaron los tiempos en que la producción alimentaria sería destinada a cubrir los requerimientos de la población. Actualmente vivimos bajo el imperio de la comida rápida, donde tenemos ganas de beber una coca-cola o comer un Big-Mac. Todos sabemos que nadie nace con esa necesidad, es una demanda antinatural.

La balanza entre alimentación vegetal y alimentación animal, parece inclinarse también hacia el primer lado. Distintos y sucesivos estudios médicos atribuyen el consumo de grasas animales con enfermedades como la diabetes, el colesterol, el ácido úrico y el riesgo de crisis coronarias.

El profesor Walter Willet, de la Universidad de Harvard de Salud Pública, ha llevado a cabo la dieta de miles de personas durante mucho tiempo. La conclusión a la que ha llegado es que la gente que ingeria cantidades altas de carne roja presentaba una tasa mortalidad y una incidencia de cáncer mayor que el resto.

Su estudio, publicado en Archives of Internal Medicine: The Study of Red Meat. Consumption and Mortality -Archivos de Medicina Interna: El estudio de la carne roja. Consumo y mortalidad-, arrojó que consumir 85g de carne roja no procesada al día producía un incremento del 13% en la mortalidad del individuo, y un incremento del 20% si comían la misma cantidad pero en este caso de carne procesada, como salchichas, fiambre, bacon o jamón york.

Asimismo, existen muchas evidencias de que los vegetales nos ayudan a conservar la salud. No son los ingredientes presentes en las plantas y las verduras las que nos salvan la vida. Son las plantas en sí mismas. No es el betacaroteno de la zanahoria. Es la zanahoria. No es la vitamina C de la naranja. Es la naranja. Los vegetales y plantas producen salud.

¿Quiere decir con esto que tenemos que abandonar nuestra alimentación carnívora? 

No, el especialista lo deja a la libre decisión de cada uno. El cuerpo es sabio y solicita lo que necesita, en especial en la etapa de crecimiento. Recomienda huir de los excesos y de lo antinatural. A partir de ahí, que cada uno saque sus propias conclusiones. Ata Pouramini es autor del libro “Tú eres tu medicina”.

Ata Pouramini. Es orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos. Tiene en Valencia – España una de las consultas más importantes del mundo. Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica.

Fuente: nosotras

Comenta y se parte de nuestra comunidad