Después de varias y sonadas decepciones, los fármacos antiobesidad vuelven a entreverse como una ayuda efectiva para los pacientes con exceso de peso.
Entre los distintos candidatos postulados, existe un renovado plan terapéutico contra la enfermedad, llamado liraglutida, remedio que recientemente ha recibido el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento y esta semana protagoniza un artículo en la revista The New England Journal of Medicine.

El trabajo demuestra que el fármaco es muy útil para contribuir a la pérdida de peso en adultos. Mejora el estado metabólico del paciente y, con los datos disponibles, no se asocia a efectos secundarios graves, una de las principales preocupaciones de los especialistas que, en los últimos años, han asistido a la retirada de promesas antiobesidad como rimonabant o sibutramina, suspendidos cuando se demostró sus riesgos, superiores a sus beneficios.

¿Qué es este medicamento?
En realidad, liraglutida es un viejo conocido de los endocrinólogos, ya que se emplea desde hace años en el tratamiento de la diabetes tipo 2, si bien no suele ser una terapia de primera línea. El fármaco, desarrollado por Novo-Nordisk, actúa sobre la regulación del apetito, reduciendo las ganas de comer.
«Es un análogo humano del péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1) que estimula la secreción de insulina y se puede decir que provoca un efecto saciante fisiológico», explica Javier Salvador, director del departamento de Endocrinología de la Clínica Universidad de Navarra. «Su efecto ralentiza el vaciamiento gástrico, lo que contribuye a reducir las ganas de ingerir nuevos alimentos», continúa.
Este mecanismo de acción no tiene nada que ver con los de los citados sibutramina y rimonabant, que de distintas formas, actuaban sobre procesos de neurotransmisión, por lo que no cree que se asocie a los problemas que provocaron la retirada de estos fármacos.
Coincide con su punto de vista Gabriel Olveira, especialista en Endocrinología del Hospital Regional Universitario de Málaga y miembro del comité gestor de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), quien aclaró que la mayoría de los efectos secundarios que se han relacionado con el uso de liraglutida «tienen que ver con el aparato digestivo, principalmente náuseas y vómitos».
Con todo, la Agencia Europea del Medicamento ya ha adelantado que monitorizará especialmente la aparición de casos de pancreatitis, un problema que se ha asociado al uso de productos con similar mecanismo de acción.

Fuente: El Mundo
También puedes consultar:

Bacteria intestinal podría ser el secreto para perder peso

¡Cómo perder peso en poco tiempo!

Comenta y se parte de nuestra comunidad