Durante el seminario sobre “Nuevos desarrollos en alimentación, actividad física y salud” realizado en Vitoria, se presentó un estudio sobre la interacción entre los nutrientes y los genes, el cual reveló los efectos que puede tener la alimentación de la madre durante el embarazo, estos efectos quedan registrados en los genes y cromosomas del feto, determinando que el bebé tenga una predisposición mayor o menor a la obesidad

La actividad fue dirigida por el catedrático y director del Laboratorio de Biología Molecular, Nutrición y Biotecnología de la Universidad de Las Islas Baleares, Andreu Palou, quien es el autor principal del estudio presentado

Palou expresó que “el estudio de la interacción entre los nutrientes y los genes es una faceta en la que estamos avanzando a buen ritmo, para identificar biomarcadores que nos permitan determinar el grado de predisposición de los individuos a padecer obesidad antes de que ésta se manifieste. Tanto es así que ya se han encontrado varios biomarcadores y expresiones de genes alteradas en modelos con ratas jóvenes que hacen que tengan más probabilidad de sufrir obesidad y sus complicaciones en la edad adulta”.

El estudio sostiene que la alimentación durante las etapas tempranas del embarazo “tiene un papel protagonista” porque los efectos de la alimentación de la madre quedan registrados en los genes y pueden determinar la predisposición de su descendencia al sobrepeso”.

“Hace ya tiempo que hemos asumido que la alimentación es de lo más importante en nuestras vidas y que, junto con un estilo de vida saludable, puede llegar a ser nuestra principal fuente de bienestar y salud, y un paraguas para la felicidad” aseguró Palou.

Fuente: La red21
También puedes consultar:

Alimentos que no pueden faltar durante el embarazo

Para tener un embarazo saludable / Lislet Núñez

Conoce las prácticas deportivas ideales para el embarazo

Comenta y se parte de nuestra comunidad