Probablemente sabes que hay muchos productos y juguetes sexuales para conseguir tener relaciones sexuales más intensas. Hoy me voy a referir a los geles íntimos y a la diferencia que producen al mantener relaciones.

El gel íntimo ¿cuándo es necesario?

Algunas mujeres a determinada edad o cuando tienen una pareja de muchos años, no sienten la necesidad de tener relaciones sexuales de forma periódica, esto puede ser debido al agotamiento, a la falta de deseo, a la conflicto de llegar al orgasmo, a la costumbre o, sencillamente, al fastidio.

En el mercado hay diversos medicamentos que originan un aumento de la excitación sexual masculina como el viagra, pero ¿qué hay de las mujeres? Pues bien, para alcanzar la suficiente excitación a la hora de tener una relación sexual, existen los geles íntimos.

¿Cómo funcionan?

Los geles íntimos funcionan por medio de la estimulación del clítoris. Esto hace que el juego previo a la penetración sea mucho más intenso y que la mujer disfrute más del sexo desde el inicio.

Actualmente, los geles íntimos eran considerados como algo que solo lo usan las mujeres menopáusicas, pues la gran mayoría padecía de resequedad vaginal. Pero en la actualidad se sabe que una gran cantidad de mujeres lo manejan por diversión antes que por necesidad.

¿Qué beneficios tienen los geles íntimos?

Los geles íntimos pueden ser muy ventajosos posteriormente de una ducha o un baño de tina cuando la vagina puede estar mucho más reseca debido al agua caliente. Lo mismo ocurre en el caso de que quieras tener relaciones sexuales en forma rápida, ya que es difícil estimular a la mujer para un orgasmo en pocos minutos.

Incluso, no solo las mujeres observan la diferencia al momento de tener relaciones sexuales al usar un gel íntimo, pues los hombres igualmente se ven beneficiados ya que la sensación hace que las erecciones duren más tiempo y los juegos previos se conviertan en algo mucho más significativo enlazando de esta forma a ambos en un momento de placer inigualable.

Si empezaste a usar geles íntimos para mantener relaciones sexuales, probablemente habrás notado la gran diferencia que hay entre el antes y el después en cuanto al placer y a la duración del sexo. Si aún no te animas a probarlo ¡hazlo! Es posible que se trate de una nueva experiencia muy placentera que ambicionarás volver a repetir muy pronto.

Fuente: imujer

Comenta y se parte de nuestra comunidad