Hospitales Nisa ofrecen cinco consejos sencillos para optimizar los hábitos alimenticios este verano, y enfrentar mejor la época de calor. El equipo de endocrinología y nutrición de Hospitales Nisa , da las claves para obtener la mejor dieta para la época calurosa.

1.- Beber mucha agua. Con el aumento de las temperaturas lo más significativo es impedir la deshidratación incrementado el consumo de líquidos como agua, tés fríos o café descafeinado con hielo. Es altamente recomendable llevar siempre una botella de agua para beber de forma habitual, no solo cuando se tenga sed. Por otro lado, se deben evadir las bebidas con alcohol, motivado  a que su consumo apresura la deshidratación y el exceso de bebidas con mucha cafeína o muy azucaradas porque aumentan la eliminación de líquidos.

2.- Incrementar la ingesta de fruta y verdura fresca cruda. Hay que evitar las comidas pesadas que causan una digestión lenta, y ponderar por comidas ligeras, que sean bajas en grasas saturadas y proteínas animales.

 Los alimentos se consuman deben ser ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes como la fruta y la verdura fresca cruda, debido a que durante la cocción pueden llegar a perder entre un 40-80% de sus vitaminas. Asimismo, es muy buena época para el gazpacho y las ensaladas de papa o pasta y las legumbres a las que se pueden agregar alimentos en crudo como la zanahoria, pimientos, cebolla, pepino o calabacín. De esta forma se incrementa los aportes de vitamina A, esencial para fortificar el sistema inmunológico y mejorar la salud de la piel, fundamental en verano para prevenir los efectos perjudiciales del sol.

3.- Desayunar mucho, pero cenar poco. Es conveniente hacer desayunos más calóricos sin que falte leche, jugos naturales, cereales y fruta. A media mañana, lo aconsejable es tomar fruta, yogur o algún jugo. Los especialistas sugieren acompañar siempre las comidas con ensalada y comer de postre una pieza de fruta y algo muy ligero, como un vaso leche semidesnatada, café descafeinado o yogur, para adelantar la hora de la cena y así conciliar mejor el sueño.

4.- El aporte de Vitamina D, primordial. Sobre todo para las personas mayores, es recomendable que tomen el sol 10 minutos al día, siendo suficiente un simple paseo para obtener la vitamina D necesaria, si esto no es posible, la Guía Alimentaria para personas mayores elaborada por Fundación Hospitales Nisa y Aramark, sugiere incrementar el consumo de pescados azules, los huevos y las setas las principales fuentes dentro de la dieta más habitual (excluyendo los alimentos enriquecidos).

5.- El cambio de horarios de los niños establece su alimentación. Los pediatras de Hospitales Nisa recuerdan que si bien durante el verano los niños no efectúan horarios marcados, hay que huir del picoteo. La doctora exhorta aprovechar las vacaciones para añadir frutas y verduras en batidos para los niños que habitualmente no comen bien.

Fuente: lasprovincias.es

También puedes consultar:

Horarios de entrenamiento y alimentación

Cambia tus hábitos en la alimentación y evitarás enfermedades

Comenta y se parte de nuestra comunidad