tomates
Foto Referencial

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Leí que la vitamina E, como antioxidante que es, brinda muchos beneficios a la salud. ¿Es bueno tomar un suplemento diario de vitamina E, o puede resultar nocivo?

RESPUESTA:
Los beneficios ofrecidos por la vitamina E radican en sus fuertes propiedades antioxidantes. Los antioxidantes son sustancias que supuestamente protegen a las células de los daños causados por los radicales libres producidos por el cuerpo. La exposición a ciertas sustancias ambientales, como la luz solar, el tabaco y la radiación, también produce radicales libres.
Muchos estudios observacionales indican que una alimentación rica en frutas y verduras puede ayudar a reducir el riesgo de padecer enfermedades, incluso accidentes cerebrovasculares, cáncer y enfermedades cardíacas.
Algunos estudios preliminares plantearon que los antioxidantes ofrecen grandes ventajas para la salud. Por ello y para facilitar el estudio de los antioxidantes como la vitamina E, los científicos los utilizaron en forma de suplemento.
A pesar de la realización de ensayos clínicos bien diseñados y con grupos grandes de personas, los suplementos de vitamina E en general no han comprobado ser útiles para prevenir enfermedades. Además, se ha observado una vinculación entre dosis altas de suplemento de vitamina E y mayor riesgo de sangrado, especialmente cuando se lo toma combinado con otros anticoagulantes como aspirina, warfarina (Coumadin) o heparina.
Las ventajas de la vitamina E se pierden de alguna manera al traspasarla desde los alimentos al suplemento. Parte del problema radica en la naturaleza compleja de la vitamina E, que pertenece a una familia de ocho versiones químicas ligeramente diferentes llamadas: alfa, beta, gamma y delta tocoferoles, y alfa, beta, gamma y delta tocotrienoles.
La versión más conocida es la alfatocoferol porque es el tipo que el cuerpo absorbe y transporta mejor. Además, es la versión utilizada en casi todos los estudios. No obstante, la última evidencia plantea que otros tipos de vitamina E, como la gammatocoferol, posiblemente conlleven más efectos antioxidantes que el alfatocoferol. Tomar suplementos de alfatocoferol también disminuye el nivel de gammatocoferol presente en el cuerpo, lo que reduce sus ventajas y posiblemente explica los efectos nocivos de las dosis altas de suplementos de alfatocoferol.

Los alimentos integrales generalmente son mejor fuente de vitaminas que los suplementos. La vitamina E está presente en los siguientes alimentos: almendras, semillas de girasol y aceites vegetales; productos vegetales como tomates, brócoli y pimientos rojos; hortalizas de hoja verde como espinaca y col rizada; frutas como frambuesas, kiwi y mango. El germen de trigo también es una fuente natural de vitamina E y una pizca de cereal fortificado puede proveer la dosis diaria.
(Adaptado de Mayo Clinic Health Letter)
Fuente: Dr. Brent Bauer, Medicina Interna General de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota

Comenta y se parte de nuestra comunidad