Un análisis señala que a un año de la regulación de la publicidad de comida chatarra en México, miles de niños continúan siendo bombardeados por mensajes engañosos

De acuerdo con datos de la UNICEF, se calcula que en Latinoamérica el 37% de los niños entre 5 y 11 años y el 36 % de la población entre 12 y 19 años de edad posee obesidad.

Tan solo en México el 35 % de la población infantil posee sobrepeso y obesidad, por lo que ocupa el primer lugar a nivel mundial en obesidad infantil, en niños menores de cinco años.

Uno de los elementos que atenúan el consumo de productos chatarra, es la publicidad que las empresas emiten en medios de comunicación, siendo el público infantil el más susceptible. Por ello, el gobierno realizó regulaciones para la transmisión de estos comerciales.

No obstante, Fiorella Espinoza junto con Alma Meneses miembros de la asociación El Poder del Consumidor, expusieron en conferencia de prensa que a un año de la entrada en vigor las regulaciones, éstas carecen de severidad y han sido influenciadas por las empresas fabricantes por lo que continúan mintiendo y manipulando a los niños para adquirir los productos.

En el análisis, hallaron que los anuncios de productos como papas, refrescos y galletas siguen poseyendo alta presencia dentro y fuera de los horarios regulados. En cuanto a su contenido, algunos de los promocionales mienten al decir que son saludables o cuentan con ingredientes nutrimentales. A su vez, hallaron  que muchos de los anuncios trasmitidos en “horario infantil” son de bebidas alcohólicas lo que afecta esencialmente a adolescentes.

Fiorella manifiesta que la regulación que  hay  es muy limitada, ya que solo se aplica a la televisión y cine, dejando de lado medios como el internet el cual ha aumentado su popularidad en niños por lo que la introducción de publicidad es mayor.

De igual forma agregó, que las principales fórmulas que usan las empresas para vender son:

  • El uso de mascotas o personajes animados.
  • La presencia de famosos.
  • Los regalos o promociones que incluyen los productos.

Alma Meneses aseveró que otro de los principales problemas en el consumo de alimentos chatarra, es la etiquetación de los productos porque su definición viene en “letras chiquitas” igualmente incluye un lenguaje difícil de comprender tanto para un niño como para un adulto.

El Observatorio Infantil de Publicidad de Santo Domingo, es un espacio de escucha e intercambio de ideas donde niñas y niños dicen a través de talleres lo que piensan sobre los medios de comunicación. Con respecto a la publicidad de alimentos, los integrantes del Observatorio concluyeron hacer una investigación sobre el contenido real de los productos anunciados. Los resultados fueron presentados en un vídeo y con ello buscan remitir una carta a la Secretaría de Gobernación, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) entre otras instituciones gubernamentales para que los anuncios publicitarios que van dirigidos a los niños, sean prohibidos.

Fuente: sumedico

También puedes consultar: 

Estudio: Bebidas azucaradas Aumentan un 246 % el riesgo de obesidad

Estudio: Indagar la obesidad adolescente no ayuda a adelgazar

Comenta y se parte de nuestra comunidad