En esta ocasión te explicamos cómo los sonidos a un volumen máximo pueden desembocar en un silencio perdurable. Que imaginamos no quieres llegar a experimentar.

Captas grandes vibraciones. Unos microsegundos después de que la música empieza a sonar, tu oído externo capta ondas sonoras y las canaliza a través de tu conducto auditivo hacia el tímpano, que es una membrana delgada en forma de cono. Estas ondas hacen vibrar a la membrana. Entonces en cuanto más alto sea el sonido, con mayor fuerza vibrara el tímpano.

Las ondas sonoras chocan. El tímpano, al moverse presiona los huesecillos de tu oído medio denominados osículos. Cuando estos huesos oscilan, generan ondas líquidas que se enrollan a la cóclea de tu oído interno. La cóclea es una cavidad cónica que alberga más de 10mil células pilosas. Si el volumen de la música es brutalmente alto, estas ondas provocaran un oleaje semejante al de una tormenta.

El cerebro se electrifica. Las ondas provocan que las células pilosas se bamboleen. Ese movimiento se convierte en electricidad, el cual desencadena la liberación de un neurotransmisor químico que inunda en las fibras nerviosas próximas. Las fibras generan señales eléctricas y transportan los impulsos eléctricos a tu corteza auditiva, para interpretarse como sonido.

Las señales descienden. El torrente de sustancias químicas procedentes de las sobrecargadas células pilosas se carga a las fibras nerviosas próximas, por lo que algunas células pilosas que funcionan con normalidad, no tienen a dónde enviar sus señales. Otras células tienen que trabajar tanto, que acaban exhaustas y mueren. La velocidad de este proceso depende de cuánto abuses de tus oídos.

¿Qué es ese sonido? Y esto es lo curioso del asunto: si el cerebro no recibe los impulsos eléctricos que esperaba de las fibras nerviosas, intenta subir el volumen, produciendo señales nerviosas anormales. ¿Ese sonido agudo que oyes al volver del concierto algún concierto? Es el sonido de tu oído muriendo.

Fuente: Mens Health
También puedes consultar:

Oídos: izquierdo para la música, derecho para las palabras

Zumbido en los oídos son señales de problemas de salud

Comenta y se parte de nuestra comunidad