Un innovador tratamiento para curar la leucemia y el VIH a la vez con células madre, terapias personalizadas en pacientes afectados por leucemia o nuevas tecnologías para posibilitar el movimiento en enfermos con atrofia muscular, son algunos de los 16 proyectos que la Fundación Mutua Madrileña seleccionó en su decimosegunda convocatoria anual de Ayudas a la Investigación Científica en Materia de Salud.

¿En qué consiste esta iniciativa?
En poder investigar a profundidad en los campos de la oncología, el trasplante de células madre, la traumatología y las enfermedades raras en la infancia. Esta iniciativa tiene reservado 1,7 millones de euros para dichas investigaciones.
Estas 16 propuestas de 20 hospitales y centros de investigación de toda España recibirán ayudas de entre 130.000 y 150.000 euros. Esto les permitirá extender sus investigaciones de uno a tres años para comenzar a obtener resultados en ámbitos poco explorados hasta ahora.
Uno es el caso de la atrofia muscular espinal, una enfermedad degenerativa neuromuscular. “Los niños que la padecen no suelen superar los dos años de vida”, apunta Mencía de Lemus, vicepresidenta de la Fundame (Fundación Atrofia Muscular Espinal), madre de dos niños diagnosticados con este mal que afecta a 1.500 personas en España. “Están llenos de vida, quieren comerse el mundo pero dependen de una silla de ruedas”. Desde el Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria de Madrid, el doctor Gustavo Lorenzo lleva a cabo, junto a ingenieros, un estudio para evaluar cómo mejoraría de la calidad de vida en niños de hasta cinco años, mediante el desarrollo de un exoesqueleto que les proporcionará autonomía al permitirles mantenerse en pie y moverse solos.

Células madres
Del importe total de las ayudas de este año de la Fundación Mutua Madrileña, 700.000 euros serán destinados a combatir la leucemia mediante tratamientos con células madre. El proyecto desarrollado por el Instituto de Investigación Sanitaria Puerta de Hierro de Madrid es pionero en el mundo: se encuentra a las puertas del primer ensayo clínico en la utilización de células madre para curar el VIH en pacientes que a su vez, padecen una enfermedad de la sangre como leucemia o linfoma.
“El cordón umbilical permite esa alternativa de tratamiento a más pacientes de los que podríamos tratar si lo hiciéramos con donantes de médula convencionales”, explica el doctor José Rafael Cabrera que lidera la investigación. Gracias a la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) disponen de un gran banco de cordones, que ahora deben analizar para identificar aquellos que cuentan con la alteración genética necesaria para que prospere el tratamiento.

Fuente: El País
También puedes consultar:

El cáncer podría llegar a ser una enfermedad crónica

Realizan el primer implante de células madres

Comenta y se parte de nuestra comunidad