La calidad de nuestra alimentación es uno de los factores precisos de nuestro bienestar físico es bien sabido por todos, pero igualmente hay algunos trucos alimenticios que logran ayudarnos a conservarnos más delgadas y en forma. Una de las premisas básicas para no sufrir sobrepeso, fundamentalmente en épocas de la vida en que las mujeres somos más proclives a ganar kilos de más, como durante el embarazo y la lactancia o la menopausia, es significativo ingerir las calorías adecuadas, fraccionarlas y racionarlas de manera correcta, forjando siempre que sea posible hacer cinco comidas al día.

Asimismo debemos tener en cuenta que nuestro organismo late acorde del ciclo natural de la tierra, y que de éste modo, al oscurecer el metabolismo se vuelve más lento, es decir, quema mucha menos grasas, así que la mayor parte del consumo de calorías debe efectuarse antes de este periodo.

Diferentes estudios revelan la importancia de vitaminas como la C y D, que logran ayudarnos a estar en el peso perfecto. La vitamina C es fundamental para lograr un equilibrio beneficioso en los procesos hormonales femeninos, y aquellas mujeres que comen la suficiente cantidad de esta vitamina de forma diaria son mucho menos propensas a sufrir sobrepeso.

Las espinacas por ejemplo son una forma muy sencilla de sumar a nuestra dieta una cantidad positiva de vitamina C. Igualmente esta verdura posee magnesio y es rica en fibra, elementos que nos ayudan a conservar los niveles de azúcar en sangre, evitándonos la sensación de “necesidad o antojo” de dulce, que suele llevarnos a ganar kilos.

 La vitamina D, por otra parte, igualmente es una gran aliada en las dietas de control de peso. La podemos hallar en los lácteos, los huevos y el pescado. Un reciente estudio afirma que las mujeres que comen esta vitamina de forma continuada son un 30% más delgadas que aquellas que padecen de déficit de vitamina D.

Ésta interesante esta vitamina también interviene directamente en la calidad y fortaleza de nuestros huesos, un factor muy a poseer en cuenta sobre todo a partir de la menopausia. Los rayos solares son grandes estimulantes que admiten que nuestro organismo genere de forma natural esta vitamina y asimismo la cantidad requerida de ésta tiene una influencia concluyente sobre nuestro estado de ánimo, ayudándonos además de a estar felices con nuestra línea a gozar plenamente de un estado emocional relajado y positivo.

Fuente: nosotras

También puedes consultar: 

Los alimentos integrales generalmente son mejor fuente de vitaminas que los suplementos

Vitaminas que requiere el cuerpo para funcionar adecuadamente

Comenta y se parte de nuestra comunidad