Una opción para evitar los extravíos de abuelos y adultos mayores, que sufren de problemas de pérdida de memoria o ataques epilépticos, es el uso de placas de identificación con dirección y teléfono. Ese tipo de placas que suelen usar los veteranos de guerra o donadores de órganos.
Patricia Reyes Hernández, coordinadora de la Unidad de Atención a Grupos Vulnerables, ejemplificó que la idea es utilizar las placas como las que lucen varios jóvenes que tienen algún tipo de discapacidad intelectual; agregó que es un recurso económico y muy útil.

Prevención
Patricia Reyes Hernández agregó que los adultos, sin importar su condición, abren las puertas para irse, salirse sin que sus familiares y amigos se den cuenta.
“Cuando los adultos presentan señales de confusión o pérdida de memoria, consideramos que una placa que traiga colgada, en la que diga su nombre, dirección y teléfono, es sumamente importante y de gran valor. “Si un ciudadano lo ve desorientado, puede saber a dónde acudir. Nosotros hicimos eso con nuestros jóvenes con discapacidad intelectual. Tenemos 40, algunos con Síndrome de Down y autismo, quienes tienen su plaquita”, detalló.
“Hasta ahorita no hemos tenido problemas. Las placas son preventivas y baratas. Nos cobraron 60 pesos por cada plaquita y tiene los datos más importantes para localizar a los parientes”, enfatizó Reyes Hernández.

Fuente: El Vigía
También puedes consultar:

Cuidar a los adultos mayores podría provocar daños psicológicos

Ejercicios moderados para adultos mayores