De acuerdo con un estudio de la Universidad Estatal de Oregón, el consumo excesivo de alimentos ricos en grasa y azúcares, en comparación con una dieta normal, impactan de forma negativa en tu mente.

¿Qué daño causa en el cerebro?

Los investigadores puntualizan que este tipo de alimentación altera las bacterias intestinales (microbioma que cuenta con 100 trillones de microorganismos), las cuales se atañen con la pérdida de flexibilidad cognitiva.

Un ejemplo: tras comer grasas o azúcares no tienes la misma capacidad para adaptarte a situaciones cambiantes de manera inmediata.

“Se muestra un deterioro del aprendizaje temprano, a corto y largo plazo”, exponen los autores del estudio.

“Es cada vez más claro que las bacterias intestinales se comunican con el cerebro humano”, manifiesta Kathy Magnusson, investigadora en el Instituto Linus Pauling.

“Las bacterias liberan compuestos que actúan como neurotransmisores que estimulan los nervios sensoriales o el sistema inmune, por lo que impactan muchas funciones biológicas.»

Si ambicionas poseer una mente ágil y rápida sólo debes conservar una dieta rica en vegetales, frutas y proteína. Disminuye la ingesta de postres y comida grasosa, así podrás pensar mejor y preverás el desarrollo de la obesidad.

Fuente: Actitudfem

También puedes consultar: 

Alimentación sana interviene en una salud mental favorable

Comenta y se parte de nuestra comunidad