Según un estudio de la Universidad de Northwestern en Estados Unidos,  siguió la vida de 10,263 hombres desde su adolescencia hasta su edad adulta, determinó que los hombres engordan cuando se convierten en padres, vivan con sus hijos o no.

Los participantes que se convirtieron en padres y viven con sus hijos registraron un aumento en promedio de 2.6 puntos en su Índice de Masa Corporal (IMC), el equivalente a aumentar dos kilos, de acuerdo con los resultados del estudio publicados en el American Journal of Men’s Health de Estados Unidos.

Mientras que los que se volvieron padres pero viven separados de sus hijos aumentaron 2 puntos a su IMC, equivalente a un kilo y medio, según lo señalado por el estudio, que fue retomado por el sitio Medical Xpress.

Los científicos de la Universidad de Northwestern tomaron en consideración otros elementos que ayudan al incremento de peso como la edad, educación, ingresos, actividad diaria y estadio civil. Pero señalan que haciendo a un lado esos factores, los papás primerizos registran el incremento.

El doctor Craig Garfield, pediatra de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern y uno de los investigadores en el estudio indicó que el mismo “es una mirada única a la influencia que un fenómeno social, convertirse en padre, tiene en un marcador biológico”.

“Tener niños cerca no solo cambia la comida que hay en la casa y que está al alcance para la cena, también los bocadillos. Conjuntamente modifica el hecho de si puedes o no darte tiempo para salir, ejercitarte, dormir lo suficiente o cuidar de ti mismo”, añadió.

Durante los 20 años que duró la toma de datos, a los 10,263 participantes se les midió el IMC en cuatro momentos, en la adolescencia temprana, la adolescencia tardía, a la mitad de los 20 y al inicio de los 30, según los investigadores, citados por Medical Xpress.

Cada participante fue apuntado como no papá, papá residente y papá no residente.

Este es el primer estudio que pone atención en los efectos de la paternidad en la salud de los hombres. Para Garfield simboliza una oportunidad para que los galenos conversen con  los futuros padres sobre la importancia de vigilar su alimentación, hacer ejercicio y cuidar sus hábitos de sueño.

Fuente: cnnexpansion

Comenta y se parte de nuestra comunidad