La eliminación de la hepatitis viral, que cada año causa 1,4 millones de muertes, es posible si se incrementa la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad, señaló hoy la Organización Mundial de la salud (OMS).

La OMS hizo este llamado cinco días antes de la celebración, el 28 de julio, del Día Mundial sobre la Hepatitis, cuya atención se centra este año en la lucha contra la hepatitis B y C.

Estas dos variantes de la enfermedad causan aproximadamente 80 % de los casos de cáncer de hígado en todo el mundo y matan anualmente a 1,4 millones de personas.

La hepatitis es la inflamación del hígado, provocada en la mayoría de los casos por una infección causada por cinco virus principales: A, B, C, D, E.

Los más peligrosos son los tipos B y C porque pueden desencadenar cirrosis y cáncer de hígado.

Se calcula que unos 240 millones de personas en el mundo conviven con el virus B y dos terceras partes de ellos nunca han sido diagnosticados, por lo que corren el peligro de desarrollar cirrosis o cáncer de hígado.

Actualmente existen fármacos muy eficaces que evitan en un 80 % de los casos desarrollar un cáncer de hígado, que es el segundo más mortífero tras el de pulmón.

La Asamblea Mundial de la Salud aprobó en 2014 una resolución que pide el desarrollo e implementación de políticas públicas multisectoriales destinadas a reducir la incidencia y morbilidad de la hepatitis.

La resolución urgía a los países a que desarrollen programas de prevención de la hepatitis y refuercen los de inmunización para reducir la incidencia de los tipos para los que existen vacunas.

Hoy, la OMS volvió a recordar la importancia de prevenir la infección, pero también de dar un impulso a la detección de la enfermedad, a través de la masificación de los diagnósticos.

Fuente: El Siglo 

Comenta y se parte de nuestra comunidad