Nunca es demasiado pronto para llevar a los niños al dentista.

Una encuesta efectuada por el Sistema Público de Salud de Inglaterra manifestó que uno de cada 10 niños de tres años tiene caries. Los niños poseen un promedio de tres dientes con caries, perdidos o empastados.

¿Qué pueden hacer los padres para reducir los riesgos?

Evitar las bebidas y refrigerios azucarados

La caries dental es producida por la ingesta habitual de demasiados alimentos y bebidas azucaradas, según el Sistema Público de Salud de Inglaterra.

«A menos de que se aborde este problema, existe un riesgo mucho mayor de que se produzcan más caries en los dientes permanentes a lo largo de la vida adulta», indican.

La Fundación Británica de Nutrición recomienda limitar los alimentos y bebidas que tienen azúcar a las horas de las comidas.

«Cuanto más a menudo tome el niño alimentos o bebidas azucaradas, más probabilidades tendrá de tener caries (los dentistas recomiendan que los niños no ingieran alimentos y bebidas que contienen azúcar más de cuatro veces al día)».

Los alimentos como dulces, mermeladas, pasteles, galletas, postres y helados, no deben darse con mucha periodicidad y se deben conservar sólo a la hora de comer.

«Los frutos secos también pueden ser perjudiciales para los dientes por lo que hay que tratar de ofrecerlos a la hora de comer en lugar de entre las comidas.»

Comer mandarina

La mandarina es uno de los snacks recomendados para conservar los dientes sanos.

Los expertos proponen brindar aperitivos, tales como frutas y verduras crudas, incluidas las mandarinas, plátanos, trozos de pepino o zanahoria.

Otros aperitivos saludables contienen tostadas, galletas de arroz y palomitas de maíz.

Dar agua y leche

«Los jugos de fruta azucarados dirigidos a los niños muy pequeños no son necesarios y se deben evitar», expresa Mel Wakeman, experto en nutrición de la Universidad de Birmingham City.

«El agua y la leche para los menores de tres años son la mejor opción», indica.

Los expertos hacen hincapié en que las caries se pueden prevenir.

«La lactancia materna proporciona la mejor nutrición para los bebés, y las mejores bebidas para los niños pequeños de uno a dos años son la leche entera y el agua y de dos años de edad en adelante la leche semidesnatada y agua, siempre y cuando el niño sea de buen comer. «

Los nutricionistas exhortan a no añadir azúcar a los alimentos o bebidas de destete. Suplantar el biberón por vasos a partir del año

Beber las bebidas azucaradas en biberones y vasitos con tapa incrementa aún más el daño producido a la dentadura, en particular a los dientes delanteros. A partir de los ocho años el niño puede cepillarse los dientes sin supervisión.

El Sistema Público de Salud en Inglaterra sugiere a los padres que alienten a sus hijos a tomar de una taza de flujo libre a partir de los seis meses de edad y abandonen de alimentarles con biberón a partir de los 12 meses de edad.

«Lo ideal sería que los niños sean alentados a pasar del biberón a una taza a partir del año, sino muchos niños pueden encontrar difícil (al igual que los padres) porque el biberón es a menudo una gran fuente de consuelo y menos sucio», señala Mel Wakeman. «Enseñar a un niño a beber con pajita también puede ayudar».

Cepillar los dientes dos veces al día

Un cepillado profundo durante dos minutos, dos veces al día, una de ellas antes de acostarse, favorece al advertir la caries dental, dice la Fundación Británica de Nutrición.

Se exhorta empezar a cepillar los dientes de los niños tan pronto como salga el primer diente con una pasta sin fluor y supervisar su cepillado hasta que el niño tenga siete u ocho años de edad.

Desde la edad de tres años, es recomendable utilizar sólo un cantidad pequeña de pasta de dientes con fluor.

Usar medicamentos sin azúcar

Igualmente se sugiere a los padres preguntar si hay disponible un medicamento sin azúcar y recordar al médico sobre esto cuando realice una receta para el niño.

Fuente: BBC

También puedes consultar: 

Estudio: Pacientes con implantes dentales pueden descubrir problemas y prevenir lesiones

Cuidado bucal inicia en la etapa de la lactancia

Comenta y se parte de nuestra comunidad