No todos los yogures congelados son creados igual, por lo que un helado podría ser más benéfico.

Seguramente en un caluroso día de verano no hay nada más gratificante que acudir a algo bien helado para refrescarte, pero ¿será mejor comprar un helado o un yogur congelado?

Una encuesta realizada por Menchies, una cadena que fabrica yogures congelados, muestra que el 95% de los estadunidenses piensan que este  producto es mejor que los helados en su respectivo cono. La realidad es que no siempre es así.

Si bien un yogur congelado lograría ser para ti como tu helado favorito con muchos probióticos, la mayoría de los yogures no son creados de la misma manera que los tradicionales.

Motivado  a que el proceso de congelamiento suele matar a muchas bacterias beneficiosas para el organismo, que se hallarían en los yogures normales, muchos fabricantes añaden probióticos adicionales.

Según Alissa Rumsey, portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética, se debe de buscar el sello “Live and Active Cultures” cuando se indaga en el pasillo de los supermercados el mejor yogur congelado.

“Este sello, creado por la Asociación Nacional de Yogur, confirma que un producto tiene 100 millones de cultivos por gramo, lo cual, entre otros beneficios para la salud, puede ayudar a que personas con intolerancia a la lactosa digieran los productos lácteos. Las cadenas como Pinkberry y RedMango y las pintas empaquetadas de Haagen-Dazs y Cold Stone Creamery, todas llevan el sello”, expresa Alex Orlov de Life by DailyBurn.

A pesar de ello, los probióticos no hacen que el yogur congelado sea saludable, ya que suele tener más azúcar que un helado.

“Por cada porción de media taza, el yogur helado contiene aproximadamente 17 gramos de azúcar. Mientras tanto, el helado solo tiene más o menos 14 gramos de contenido dulce por el mismo tamaño de porción”, dice Orlov.

Según Rumsey, el helado, no obstante, tiene más grasa: aproximadamente siete gramos por porción en balance con los cuatro gramos del yogur congelado, según la USDA, algo que no es del todo malo. La grasa suele hacer que te sientas satisfecho más rápido y no suban tus niveles de azúcar.

El portavoz añade que muchas marcas de yogur helado igualmente agregan sustitutos de azúcar que pueden causar problemas digestivos como hinchazón o calambres.

Asimismo, el yogur congelado suele ser muy rico en calorías, por ejemplo, un pequeño vaso puede tener hasta 400 calorías, más de lo que se hallan en una hamburguesa de alguna cadena de comida rápida. El helado de vainilla, por ejemplo, suele tener unas 140 calorías.

Sin importar si te gusta el helado o el yogur helado, no hay elección incorrecta siempre que vigiles el tamaño de tus porciones, explica Orlov.

Fuente: cnnespanol

 También puedes consultar: 

Cinco bacterias que afectan tus alimentos y tú salud

Yogurt ayuda a prevenir la diabetes

Comenta y se parte de nuestra comunidad