Conforme, ya sabes hacer todo tipo de sentadillas, zancadas o ‘burpees’. Sales a correr con frecuencia. Te alimentas..  Pero, la grasa de tus glúteos no se va… Ciertamente, algo estás haciendo mal y no sabes qué es.

Hoy te comentaremos de las cinco causas más frecuentes  por qué tus glúteos no estén tan firmes, fuertes y tersos cómo desearías.

  1. Ingieres alimentos fritos, con azúcar o con demasiada sal: En esto no hay ningún misterio. La alimentación es el primer paso para destapar tu cuerpo; ya sean glúteos, abdomen o piernas. Si observas que tus glúteos aún están envueltos por grasa y haces el ejercicio adecuado, es hora de examinar tu alimentación y limitar los alimentos enlatados.
  2. No añades peso a tus ejercicios: Tenemos una mala noticia; si quieres incrementar el tamaño y la fuerza de tus glúteos, más tarde o más temprano deberás agregarle peso a tu rutina. De lo contrario, el estancamiento está afianzado. Si ya eres un experto en sentadillas, zancadas, peso muerto y ‘step’, dale un nuevo aire y agrega mancuernas o barra a tus ejercicios. No temas, el glúteo mayor es el mayor músculo del cuerpo humano. Pero ve progresando poco a poco.
  3. Descansas menos de lo que deberías: Tal vez una de las cosas que más descuidamos a la hora de hacer ejercicio. La importancia del descanso es esencial. Si tienes punzadas asiduamente, te sientes cansado o no tienes ganas de seguir; no le dés más vueltas: no estás descansando lo suficiente.

El músculo tiene memoria y, sino lo dejas recuperarse, en lugar de ayudarlo lo estarás machacando… Logrando el resultado contrario: el catabolismo o destrucción muscular. Duerme al menos 7 horas al día, deja al menos 24 horas de descanso entre ejercicios iguales, lo ideal son 48 horas, y descansa entre series lo suficiente para darle tiempo a tus glúteos a recuperarse.

  1. Comes poca fruta y verdura: No, no es un mito. Lo de las 5 piezas al día de fruta y verdura está más que verificado para lograr una dieta equilibrada y saludable. Si te da ‘pereza’, divídelas en varias raciones al día, reemplaza la pasta o el arroz por verduras, hazte batidos o smoothies y ten siempre listas un par de piezas de fruta para llevar contigo.
  2. No tomas la proteína suficiente: Posterior al destape, toca ‘rellenar’ el músculo de manera apropiada. Es cierto, el músculo no crece tan deprisa como la grasa, que se propaga sin control si no tenemos cuidado. Por eso, si ya has limitado tu ingesta de alimentos industriales y tomas fruta y verdura en cantidad, debes agregar más proteína a tu dieta para obtener igualar el déficit proteico que poseen los deportistas. Entre 1,5 y 2,5 grs de proteína por kilo de peso al día son más que suficiente.

Fuente: mujerhoy

También puedes consultar: 

Ejercicios básicos para tonificar piernas

Cinco maneras de hacer ejercicio sin mucho esfuerzo

Comenta y se parte de nuestra comunidad