Una de cada cuatro personas le tiene un miedo terrible al dentista, según datos del sistema de salud pública británico. «Algunos le tienen tal fobia al dentista que no lo han visitado en años», dice Karen Coates, asesora dental de la Fundación Británica para la Salud Dental.

Ese temor puede responder a varias motivaciones: el miedo a que el tratamiento duela, el pánico a las agujas o el rechazo a los sonidos y los olores de la clínica dental. «Las clínicas dentales modernas son ambientes mucho más amigables, aunque la gente no lo crea», comenta Coates.

«En general es una experiencia más suave. Por supuesto que todavía tienes los olores y los sonidos de una clínica dental, pero todo es más discreto que antes, con instrumentos que no están a la vista y música relajante de fondo. Hasta los tornos hacen menos ruido», dice.

Aquí te damos 7 consejos para vencer esa ansiedad

  1. Encuentra un dentista comprensivo. Puedes preguntarles a tus amigos o buscar específicamente un profesional que se especialice en pacientes con ansiedad.
  2. Visita la clínica antes de la primera consulta. Antes de pedir tu primera cita, visita la clínica, busca conocer a la recepcionista y al dentista y mira cómo es el ambiente. También puedes informarles de tu ansiedad o fobia para que lo tengan en cuenta para tus futuras visitas.
  3. Elige una cita en la mañana. Así tendrás menos tiempo para pensar en tu fobia e ir acumulando ansiedad durante el día.
  4. No llegues antes de tiempo a tu cita. Trata de llegar a la hora en punto para no tener que esperar en la clínica.
    Planea una primera cita «suave». La primera visita puede ser una revisión o una limpieza, y puedes aprovecharla como una manera de conocer un poco más a tu dentista en una visita totalmente libre de ansiedad.
  5. Acuerda una señal para avisar que te sientes incómodo. Puedes acordar con tu dentista una señal concreta para indicarle que necesitas un descanso y quieres que pare.
  6. Lleva tu propia música para relajarte y distraerte. No olvides tus auriculares y tu música favorita para relajarte o abstraerte mientras el odontólogo hace su trabajo.
  7. Finalmente, si tienes una fobia grave, explora la posibilidad de sedación.

Fuente: BBC Mundo
También puedes consultar:

Tu salud bucal puede estar afectada por anemia

No descuide su salud bucal por culpa de los nervios

Comenta y se parte de nuestra comunidad