Las vacaciones son para que tú y tu familia descansen. Son la opción perfecta para dejar de lado los madrugones y las rutinas. Se trata de esa época que todos anhelan con ansias y que en muchas mentes se dibuja como algo sublime. Pero, a veces, las altas expectativas pueden quedar tiradas de lado, si no te organizas bien con tu familia, es necesario poner atención a los detalles.

Consejos
Para no tirar por la borda ese tiempo y que tus vacaciones sean lo más placentero posible, Rocío Ramos-Paúl, directora del Centro de Psicología Biem, ofrece una serie de claves que deberás seguir al pie de la letra.

  1. Debes ser consciente en la edad de tus hijos. Al momento de que elijas el destino al que irán es importante que tomes en cuenta a los pequeños, hay lugares donde ellos no se sentirán cómodos, el cansancio puede ser otro punto en contra. Trata de llevarlos a zonas donde puedan experimentar y divertirse. Eso sí, no te olvides de buscar también atracciones que te satisfagan a ti y a tu pareja.
  2. Exprime el día. Toma estos días de vacaciones para mirar y pensar en que deben aprovechar al máximo el tiempo libre que tendrán como familia. Aunque a veces no te sientas con ganas de hacer mucho, te recomendamos animarte a hacer esa caminata que te llevará a dejar de lado las preocupaciones, disfruta de navegar o comer. La idea es distraerse en familia.
  3. Duerme un poco. La siesta, un clásico de los días libres. Sabemos que al tener hijos puede que esta opción quedara de lado, pero en vacaciones, todo es posible. Pon a tus niños hacer uso de sus aparatos tecnológicos (móviles, iPad, televisión) o facilítales algún buen libro. De esta forma estarán más tranquilos, concentrados y en silencio.
  4. Establece acciones rutinarias. Aprovecha al máximo la ayuda de tus hijos. Elije las actividades según sus edades, es bueno que te colaboren y aprendan determinados hábitos de responsabilidad y colaboración. Si son muy pequeños para asumir ciertas tareas, mientras organizas con tu pareja las cosas, haz que los pequeños se distraigan con actividades como; pintar o jugar.
  5. Noches en familia. La noche es una ocasión ideal para que participes en diversos juegos de mesa junto a tu familia. Los pequeños estarán tranquilos si los más mantienes ocupados con alguna actividad divertida. Será un momento donde ellos podrán estar relajados.
  6. Negociar las actividades. En función de la edad, habla y negocia el plan del día, para que a su término todos hayan hecho algo que les guste.
  7. Lidia con los adolescentes. Si tus hijos ya están en esa edad difícil, su desidia pondrá a prueba tu paciencia. Es interesante que tomes la opción de invitar algún amigo para que pueda pasar unos días con tu familia. Promételes a los chicos que habrá una escapada al pueblo y que sean ellos los que decidan qué hacer al momento de llegar allá.
  8. Aumento de la autonomía. Debes ser cauto con la flexibilidad que les des a tus hijos adolescentes. Las vacaciones suelen marcar el comienzo de la adolescencia. Con el tiempo libre es normal que le des a tus hijos más libertad, también será necesario que les des más dinero. Son cambios habituales que suelen permitirse en estas fechas, lo que aumenta su autonomía y su responsabilidad.
  9. Establecer tiempos. Lo recomendable es establecer los tiempos que se van a pasar en común. Es decir, por ejemplo, estar todos juntos por la mañana en la playa y en la comida, por la tarde dejar libres a los hijos adolescentes y en las noches volver a estar en familia.

Fuente: El Correo
También puedes consultar:

¿Qué comer si estamos de vacaciones en la playa?

Desconéctate en estas vacaciones

Comenta y se parte de nuestra comunidad