Para evitar que tú, tu esposo y tus hijos se sientan mal en las vacaciones, decidimos darte unos simples consejos para mantener y cuidar la alimentación en esos días de asueto.

  1. Coman unas tres piezas de fruta al día ricas en fibra, pueden elegir entre: manzanas, peras, plátanos, higos, higos deshidratados, melocotones o kiwis.
  2. Si por planes comen fuera de la casa o el hotel, te recomendamos escoger platos ligeros como cremas (un ejemplo sería la de calabacín, es refrescante y diurética), verduras a la plancha, ensaladas (intenta que sean condimentadas con zanahoria, rica en carotenos que protegen la piel del sol; rábanos y escarola, porque estimulan la producción de jugos biliares disgregando mejor las grasas y los alimentos difíciles de digerir), intenta que tu familia no consuma frituras; la carne y el pescado si es a la plancha, mucho mejor.
  3. A nivel de suplementación, prepara el intestino de tus hijos y esposo con unos probióticos (flora bacteriana) es un buen método para evitar diarreas, estreñimiento y gases. El tratamiento adecuado es empezar una semana antes de viajar y mantenerlo durante la estancia y una semana después de llegar de nuevo a casa.
  4. Tomen extractos de plantas como hinojo, anís, manzanilla, comino y jengibre (ya sea en cápsulas o infusiones después de las comidas) les ayudarán a mejorar la digestión.

Fuente: En femenino
También puedes consultar:

Disfruta en estas vacaciones de las piscinas sin preocupación

Cuidados en el hogar durante las vacaciones

Comenta y se parte de nuestra comunidad