Las uñas de las manos y los pies protegen los tejidos de los dedos. Están formadas por capas de una proteína endurecida llamada queratina, que también se encuentra en el cabello y la piel. Su apariencia puede ser un indicador de su estado general de salud. Cuando están saludables suelen ser lisas y con un color uniforme. Los tipos específicos en la decoloración  y cambios en la tasa de crecimiento pueden indicar varias enfermedades pulmonares, cardíacas, renales y hepáticas, así como diabetes y anemia. Las manchas blancas y las crestas verticales son inofensivas, señala el portal nlm.

Sin embargo, debes de dejar de limarte o recortartelas, ya que un reciente estudio prueba que dar forma  constantemente, es dañino para las puntas de tus dedos.

Los investigadores del estudio, publicado en el Journal of Physical Biology, decidieron averiguar la relación que existe en el crecimiento de las uñas y las actividades provocadas por el estrés como limarte, morderte y recortartelas. Estas actividades realizadas de manera regular pueden ocasionar uñas levantadas y encarnadas.

El estudio revela que, cuando su forma  se ve alterada por la presentación, los efectos del corte, de la lima o las mordeduras, hace que las uñas sean más propensas a encarnarse en la piel o a crecer de forma irregular y dañina.

Un factor positivo que observaron los autores de la investigación fueron las uñas de corte recto. Este tipo de corte es el mejor para evitar las uñas encarnadas, especialmente para dedos grandes.

Fuente: Womens Health
También puedes consultar:

¿Cómo eliminar las ojeras naturalmente?

Mascarillas para mantener tu piel suave y radiante

Comenta y se parte de nuestra comunidad