El rafting no es otra cosa que la navegación o descenso de ríos turbulentos sobre botes neumáticos con la ayuda de palas o remos. Se practica en Venezuela desde mediados de los años 80, y desde entonces ha ganado muchísimos adeptos en el país. La mejor época para hacer rafting en los ríos de Venezuela es entre los meses de mayo y noviembre, durante la temporada de lluvias, aunque en el sur del país es mejor entre diciembre y abril, cuando bajan las aguas.

En el Estado Anzoátegui, en el corazón de la Sierra de Turimiqure, puede practicarse rafting en el río Neverí. Al frente de Puerto Ayacucho, en el Estado Amazonas, puede practicarse rafting en los famosos raudales de Atures, en las aguas del río Orinoco.

Otro lugar ideal para la práctica del rafting en Venezuela es el río Yuruaní, a los pies del Iwarkárima-tüpü o tepuy Yuruaní, en pleno corazón de La Gran Sabana. El lugar en cuestión se encuentra a pocos kilómetros de la población de San Francisco de Yuruaní (Km. 250 de la carretera Troncal 10), el centro poblado pemón más grande de La Gran Sabana. Luego de cruzar el puente sobre el Yuruaní (el más grande de la región y el único con estructura metálica) podrán ver, a la izquierda y a lo lejos, el Arapená-merú, uno de los saltos principales del río.

En el Estado Barinas se hace rafting en la zona del piedemonte andino, principalmente sobre los ríos Santo Domingo, muy cerca de la población de Altamira de Cáceres –siguiendo la carretera Barinitas-Santo Domingo–, en el alto Canaguá y en los ríos Acequias y Sinigüis, los cuales tienen sus nacientes dentro del Parque Nacional Sierra Nevada.

Fuente: Explorando rutas

Comenta y se parte de nuestra comunidad