Con las buenas temperaturas y el sol asomándose con más vigor mejoran las condiciones para realizar algunos deportes acuáticos.  Entre tantas actividades tenemos el  SUP -Stand Up Paddle Surf- está floreciendo.

El paddle surf,  que consiste en deslizarse en el agua sobre una tabla propulsándonos con un remo, es una modalidad cada vez más practicada. En la actualidad muchos clubs de surf brindan el alquiler del material, clases personalizadas o en grupos y distintas variantes a lo largo de todas las costas de España y en tantos otros entornos marítimos y fluviales de Latinoamérica.

Se dice que el SUP surge en Hawaii hace ya mucho tiempo, aunque se comenzó a popularizar en la década de los 60′s.

Al no tener ese punto adrenalina de otros deportes de agua como el surf, el kite o el windsurf y Motivado a que no necesitamos de grandes olas, podríamos decir que es una actividad más segura y relajada; aun así les puedo afirmar que se trabaja todo el cuerpo y mucho. No es necesaria tanta práctica para conocer el truco, remar demanda una técnica específica pero parece más difícil de lo que realmente resulta.

Entre sus beneficios podemos destacar:
  • Es un trabajo integral de todo el cuerpo. Fortalecerás piernas, glúteos, brazos, espalda, hombros, pectorales, abdomen,
  • A diferencia del surf o windsurf, desarrollamos nuestro físico de forma simétrica.
  • Especial énfasis en el core.
  • Se mejora mucho el equilibrio, la propiocepción y la coordinación.
  • Estupendo efecto anti – estrés.
  • Se queman muchas calorías, estas en continuo movimiento tonificando tu masa muscular.

Hay dos modos competitivos: Race y Waves, dependiendo de cuál la tabla tendrá unas características específicas.

Existen muchas posibilidades en el SUP. Hacer Yoga o bien ejercitarse con flexiones, sentadillas y otros movimientos sobre el paddle board es viable y muy recomendable.

Moverte en un medio ajeno, en un entorno azul de cielo y agua, pretender no caerte, proponerse hacerlo bien y otros factores hacen que sea una manera asombrosa de desconectar de los estímulos externos que nos agobian, el ruido mental que nos aqueja constantemente, y conectarnos con las sensaciones de nuestro cuerpo y la naturaleza que nos rodea. El mar, el viento, el sol y su cielo, el oleaje, la costa y algún que otro habitante marino.

Fuente: Nosotras

También puedes consultar: 

El surf un el deporte para mujeres aventureras

¡Relájate practicando rafting!