El diagnóstico de un síndrome metabólico ayuda a los profesionales de la salud a deducir el riesgo de una persona de desarrollar enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 u otras enfermedades. Es como si se tratara del aviso de una tormenta: si oyes que se te está acercando un huracán, consultarás los avisos meteorológicos y harás lo necesario para mantenerte seguro. Del mismo modo, saber que tienes un síndrome metabólico te puede ayudar a seguir los pasos necesarios para prevenir enfermedades como la diabetes tipo 2 en el futuro.

¿Qué es exactamente el síndrome metabólico?
El síndrome metabólico es un conjunto de problemas que los expertos en salud denominan «factores de riesgo». La gente debe presentar tres o más de los siguientes factores de riesgo para que los médicos consideren que presenta un síndrome metabólico:

Exceso de grasa corporal (cuerpo en forma de manzana)
Hipertensión arterial
Niveles anómalos de grasas en sangre (colesterol y triglicéridos)
Elevada concentración de azúcar en sangre

Los problemas de hipertensión y los de colesterol pueden parecer propios de la gente mayor. Esto es lo que ocurría en el pasado, pero ha dejado de ser cierto. Las probabilidades de desarrollar este tipo de problemas aumentan cuando una persona tiene sobrepeso, y hay muchos niños y adolescentes que caen dentro de esta categoría. Casi uno de cada 10 adolescentes, y más del tercio de los adolescentes obesos, tienen síndromes metabólicos.

Fuente: http://kidshealth.org/

Comenta y se parte de nuestra comunidad