CHICAGO: La sustancia dirigida pacritinib logró reducir significativamente los síntomas y el peso de la mielofibrosis avanzada en los pacientes, comenta un científico de Mayo Clinic que codirigió el estudio PERSIST-1, un ensayo clínico mundial de fase 3 para probar la terapia. Se observó de manera específica que el pacritinib redujo significativamente el grave agrandamiento del bazo, característica típica de la mielofibrosis avanzada, en más de 20 por ciento de los pacientes y alivió el efecto secundario debilitante en más de 46 por ciento.
Los científicos también descubrieron que el pacritinib es seguro para los pacientes que padecen mielofibrosis con trombocitopenia, afección en la que la reducción de las plaquetas sanguíneas puede conducir a un sangrado mortal. En los pacientes que sufren trombocitopenia grave, no se recomienda la única terapia actualmente autorizada para la mielofibrosis, o sea el ruxolitinib.
El Dr. Rubén A. Mesa, presidente de Hematología y Oncología Médica de Mayo Clinic en Arizona, presentará estos resultados durante la conferencia de prensa de la reunión anual del año 2015 de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés) en Chicago.
“La administración del pacritinib puede aliviar el peso y disminuir el sufrimiento ocasionado por este cáncer. El pacritinib es muy bueno en muchos pacientes que reciben el fármaco y, además, supera significativamente a otros tratamientos médicos”, expresa el Dr. Mesa.
“Es muy pronto para saber si el pacritinib repercute sobre la supervivencia, aunque claramente esa es la expectativa”, añade el médico.
Los científicos de Mayo, bajo la dirección del Dr. Mesa, también formaron parte de un ensayo fase 2 que descubrió que el pacritinib aporta grandes ventajas para el tratamiento del trastorno.
La mielofibrosis es un trastorno crónico de la médula ósea que puede conducir a la disminución de los recuentos sanguíneos, a una fibrosis de la médula ósea, a la presentación de síntomas graves y al agrandamiento del bazo. La mielofibrosis puede ser mortal para los pacientes afligidos debido al debilitamiento que la enfermedad produce y/o al avance a leucemia aguda, explica el Dr. Mesa.
La mielofibrosis es uno de tres tipos de cáncer clasificados como neoplasias mieloproliferativas (MPN, por sus siglas en inlgés), que padecen alrededor de 350 000 personas en Estados Unidos, dice el médico.
En el presente estudio, dos tercios de los 327 pacientes con mielofibrosis primaria y secundaria recibieron tratamiento con el pacritinib, mientras que el tercio restante recibió tratamiento con la mejor terapia disponible, pudiendo cambiar al pacritinib si el cáncer no respondía mayormente. El médico de cada paciente eligió la mejor terapia disponible, que no incluía el ruxolitinib debido a que muchos no podían recibirlo por también presentar trombocitopenia.
El pacritinib es un fármaco de administración oral que se conoce como inhibidor de JAK2/FLT3. La JAK2 es una proteína que actúa de manera similar a un interruptor para encender y apagar las células sanguíneas.

Fuente: Mayo Clinic

Comenta y se parte de nuestra comunidad