Un estudio realizado por el Instituto Max Planck de Investigaciones Demográficas en Rostock, Alemania, descubrió que “cuanto mayor sea la pérdida del bienestar, menor es la probabilidad de tener un segundo bebé”.

El efecto es más fuerte para los padres con educación superior y para aquellos que esperaron más tiempo para tener un segundo hijo. Los resultados fueron publicados en la revista Journal Demography por Mikko Myrskyla, demógrafo y director en el Instituto Planck, y Rachel Margolis del departamento de sociología en la Universidad de Western Ontario.

Los investigadores observaron la sensación de bienestar de 2mil padres primerizos, comenzando desde los dos años antes del nacimiento, hasta el año después de su nacimiento. Al hacer esta investigación, descubrieron que el 58% de los participantes decidieron tener un segundo hijo nueve años después de haber tenido al primero. La felicidad de las parejas aumentaba en los meses de espera del bebé, es decir, durante el embarazo de su primer hijo, pero se redujo una vez que este llegó al mundo.
Alrededor del 30% se mantuvo en el mismo estado de felicidad o aún mayor al tener el bebé, pero el restante 70% aseguró que su felicidad se redujo durante el primer y el segundo año tras el nacimiento del bebé.

“El nuevo estudio muestra que para madres y padres en Alemania, la baja respecto a la satisfacción que sienten en su vida durante el año siguiente después del primer nacimiento, es aún mayor que la que es causada por el desempleo, el divorcio o la muerte del compañero”, señala el instituto.

Pero muchos de los padres encuestados estuvieron de acuerdo en que los puntos bajos de la paternidad pueden ser bastante bajos, y que realmente se necesita de una comunidad completa para salir adelante. Los autores dijeron que ellos no estaban buscando lo que hace que los padres se sientan felices o infelices, ellos estaban buscando específicamente el por qué, aun cuando la mayoría de las parejas dicen que les gustaría tener dos hijos, termina deteniéndose después de tener uno.

Fuente: CDN
También puedes consultar:

Síndrome de Solomon

¿Qué ocurre cuando ves una imagen distorsionada de ti misma?

No dejes que el orgullo se convierta en una enfermedad