Los gases estomacales o flatulencias son un síntoma digestivo muy frecuente entre la población que se origina como producto de una indigestión, intolerancia alimenticia o alguna enfermedad de más atención.

No se trata de una enfermedad en sí misma pero, en ocasiones, son tan periódicas que la persona se ve en la necesidad de asistir al médico por no poder controlarlo y tener que pasar constantes vergüenzas.

Las flatulencias son causadas por ciertas bacterias que colonizan el intestino y suelen estar compuestas de hidrógeno, dióxido de carbono y metano (la parte maloliente) el cual puede contener azufre.

Padecer de este problema digestivo es algo normal, pero muy incómodo. Por ese motivo hoy vamos a compartir algunos remedios caseros que pueden ayudar a tratarlos.

Jengibre

La raíz de jengibre se ha usado desde la antigüedad como un tratamiento digestivo para controlar la indigestión, aliviar la inflamación y eliminar los molestos gases.

¿Cómo consumirlo?

Para evitar los gases después de comer se aconseja masticar un trozo de la raíz antes de cada comida principal.

Aunque, para aprovechar al máximo todas sus propiedades lo ideal es hacer una infusión.

Ingredientes

4 rodajas de raíz de jengibre fresco

1 taza de agua (250 ml)

Preparación

Colocar a hervir una taza de agua e incorporarle los trozos de raíz de jengibre. Dejarlo a fuego bajo durante 5 minutos, dejar enfriar un poco, colar, y tomar dos o tres veces al día.

Té de canela

Por sus propiedades antibacterianas y antivirales, la canela ayuda a eliminar la bacteria que causa la putrefacción de la comida y acumulación de gases.

¿Cómo consumirlo?

Se le puede añadir en pequeñas cantidades a postres, batidos y muchas otras recetas. No obstante, la manera más recomendada es mediante la preparación de su té.

Ingredientes

3 ramitas de canela

1 taza de agua (250 ml)

Preparación

Hervir el agua con las 3 ramitas de canela y retirarlo cuando ya esté en ebullición. Se deja reposar el tiempo que sea necesario y se toma una taza al día.

Precauciones

No se debe tomar en casos de úlceras o gastritis porque podría ser contraproducente. Tampoco en casos de embarazos o si se están tomando medicamentos.

Menta

La menta es una de las hierbas naturales por excelencia para aliviar diferentes problemas digestivos, incluyendo la flatulencia.

¿Cómo consumirlo?

Una buena opción consiste en masticar las hojas de menta frescas ante el primer síntoma de gases o indigestión. Pero, para mejores resultados, se recomienda preparar un té endulzado con miel.

Ingredientes

Hojas de menta frescas

1 taza de agua (250 ml)

1 cucharadita de miel (7,5 g)

Preparación

Hervir una taza de agua, agregarle las hojas de menta frescas y dejarlo a fuego bajo cinco minutos. Pasado el tiempo recomendado, se cuela y se le añade la cucharadita de miel para endulzar.

Fuente: Mejorconsalud

También puedes consultar: 

Prueban muérdago para luchar contra la hipertensión

Conoce los beneficios de la medicina Ayurveda para los dolores crónicos

Comenta y se parte de nuestra comunidad